Sacan a celulares y gadgets de bancos

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Fotos: José Alfredo Otero y @diegomenchaca_

Por Sofía Macías Liceaga

Los bancos estarán obligados a establecer mecanismos que eviten el uso de teléfonos celulares o cualquier otro medio de comunicación móvil dentro de las sucursales y módulos bancarios, con la finalidad de proteger a los usuarios y al personal que labora en ellas.

Este es uno de los cambios en las medidas básicas de seguridad que deberán observar las instituciones de crédito y los prestadores de servicios o comisionistas que contraten para la recepción de recursos de sus clientes, en efectivo o cheque, que se analizan en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer).

Hasta ahora, las disposiciones únicamente prohibían el uso de celulares en las sucursales, pero se con esta modificación se responsabiliza a las instituciones de vigilar que no se realice, de acuerdo con el anteproyecto enviado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Además, los bancos tendrán la obligación de entregar mensualmente información sobre los daños que sufran sus oficinas bancarias, sus empleados, su patrimonio o el público usuario, por actos del hombre o hechos de la naturaleza y una evaluación anual que precise la situación que guardan en materia de seguridad y protección.

Con estos datos, la CNBV llevará un registro de la siniestralidad por localidad y a nivel nacional.

Se elimina la obligación para las instituciones de contar con Manuales de Seguridad y Protección, pues se autorregularán en el tema de medidas básicas de seguridad, siguiendo los lineamientos de las nuevas disposiciones.
Se hicieron algunos cambios en las reglas por tipo de sucursal: Se prevé que las “A” sean las más pequeñas, por lo que no será necesario que tengan medidas de seguridad electrónicas. En el resto – B, C y D- se incluyen las medidas ya propuestas.

Las normas incluyeron a tarjetas prepagadas dentro de los instrumentos que se pueden utilizar en un cajero, además de las de débito o crédito.
Antes de este proyecto ya existían medidas de seguridad para los bancos y los comisionistas, que se enviaron a Cofemer cuando la Secretaría de Hacienda era la encargada de dictarlas. Esa facultad pasó a la CNBV en febrero del 2008 y decidieron hacer ajustes para adecuarlas al resto de las disposiciones, con “la finalidad de otorgar mayor certeza jurídica a los destinatarios de la norma”.

jigh

Compartir