La ciencia lo revela; tener hijos te hace ser mas infeliz

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos: Pixabay

Un estudio de la Universidad de Ontario Occidental reveló que las parejas que tienen hijos son más miserables y estiman estar menos felices que las que no los tienen.

Los hallazgos fueron recientemente publicados en la revista Journal Demography por Mikko Myrskyla, demógrafo y director en el Instituto Planck, y Rachel Margolis del departamento de sociología en la Universidad de Western Ontario.

Los investigadores observaron la información de bienestar de 2,000 padres primerizos, desde dos años antes del nacimiento de su primer hijo hasta el año después de su nacimiento.

Asimismo, descubrieron que el 58 por ciento de los participantes decidieron tener un segundo hijo nueve años después de haber tenido al primero.

De acuerdo con el estudio, las parejas reportaban estar más felices con anticipación antes de tener el niño y que ese nivel de felicidad se mantenía estable durante el primer año de vida del niño.

Sin embargo, después de ese primer año los padres reportaban que su felicidad declinaba mientras más tiempo pasaba.

Los investigadores se propusieron entender la diferencia entre el número de hijos que quiere la gente y el número de hijos que tienen al final. En particular, los alemanes dicen que quieren dos hijos en promedio y al final solo tienen uno y medio. Esta estadística indica que una enorme cantidad de gente que quiere hijos cambia de opinión después de tener el primero.

Para reunir información, el estudio le preguntó a la gente sobre su "bienestar en general" en el transcurso de cinco años, a partir de los tres años previos al nacimiento de su primogénito y los dos años subsecuentes.

La disminución en la felicidad de los nuevos padres va más allá de lo que se espera de las noches sin dormir y los pañales con popó. Lo más alarmante fue que la infelicidad no se sintió por completo hasta uno o dos años después del nacimiento del hijo.

Por ello, si vas a tener un bebé prepárate para sentir ciertas emociones o cambios en tu vida.