• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Bellas Artes. Foto: Especial
Bellas Artes. Foto: Especial

El Palacio de Bellas Artes es considerado el recinto cultural más importante del país y una de las casas de ópera más renombradas del mundo.

Su construcción se debió a la celebración del centenario del inicio de la Independencia de México, pero fue inaugurado hasta el 29 de septiembre de 1934.

Hasta ahora el Palacio es administrado por la Secretaría de Cultura a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), pero el 7 de agosto pasado se anunció en el Diario Oficial de la Federación, que el gobierno, a través del Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales (Indaabin), inició un proceso legal para que el recinto sea considerado de dominio público.   

Actualmente el inmueb, declarado en 1987 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, a que cuenta con grandes obras artísticas.

La inclusión del inmueble en la categoría dominio público, según lo estipula la Ley General de Bienes Nacionales, lo excluye de ser privatizado  y garantiza que cualquier ciudadano pueda tener acceso a él.

La norma establece: “los bienes sujetos al régimen de dominio público de la Federación son inalienables, imprescriptibles e inembargables y no estarán sujetos a acción reivindicatoria o de posesión definitiva o provisional, o alguna otra por parte de terceros”.

Gráfico: La Razón de México

Una vez que el edificio entre en esa catgoría, los permisos para su uso se realizarán  “a través de concesiones, permisos y autorizaciones sobre bienes sujetos al Régimen de Dominio Público de la Federación”, otorgando el derecho a realizar los usos, aprovechamientos o explotaciones, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezcan las leyes y el título de la concesión, el permiso o la autorización correspondiente.

Con dicha categorización el palacio se vuelve un bien orientado a satisfacer las necesidades del orden social, colectivo o público y puede ser disfrutado por toda la población sin existir exclusión alguna; también quedará prohibido que pase a manos de alguna empresa privada o particular.

La declaratoria del Indaabin dictará que palacio esté sujeto “exclusivamente” a la jurisdicción de los Poderes federales.

Todos los habitantes de la república mexicana podrán acceder  a los bienes de uso común, sin más restricciones que las establecidas por las leyes y reglamentos administrativos.

Algunos de los bienes de uso común que establece la ley son el espacio aéreo, las carreteras, puentes, vías férreas, plazas, parques, puertos, bahías, entre otros.

La publicación es una formalidad dirigida a los propietarios o poseedores de predios colindantes que pudieran presentar alguna inconformidad.

En el caso del Palacio de Bellas Artes las colindancias son vías públicas: Avenida Hidalgo; Avenida Juárez; la calle Ángela Peralta y el Eje Central.

El inmueble funciona como escenario artístico desde su inauguración  en 1934. En él se han llevado a cabo ceremonias luctuosas  de grandes personalidades y también presentado cantantes de talla internacional, como Luciano Pavarotti y Plácido Domingo, y artistas nacionales del teatro,  la ópera y el ballet; además de funcionar como recinto cultural predilecto.