• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Shakira en el Estadio Azteca. Foto: AP
Shakira en el Estadio Azteca. Foto: AP

Una fuerte lluvia antecedió al concierto de la barranquillera, Shakira, dos horas antes de que ésta se adueñara del escenario en el Estadio Azteca, donde en los túneles se refugiaron para evitar mojarse, miles de fans ataviados con pelucas moradas que aludían al video “Loca”, donde la artista luce el cabello teñido de ese tono.

“Shakira húmeda”, “Shakira Tláloc” y “Shakira apúúúrate”, fueron los reclamos de una audiencia que esperaba con ansia el regreso de la colombiana, tras siete años de ausencia en tierras mexicanas.

El concierto estaba programado a las 20:30 horas, sin embargo, sin que la lluvia apagara los ánimos de los fanáticos, a las 21:49 el escenario se iluminó con un breve espectáculo de pirotecnia y la diosa del movimiento de caderas salió a deleitarlos.

“¡México, siempre pienso en ti!, gritó Shakira al salir al escenario con un show que arrancó nostálgico con los primeros éxitos que la llevaron a la cima de la fama: “Estoy aquí” y ”Dónde estás corazón”.

Después se oscureció el escenario para dar paso a los aullidos de “Shakira Loba”.

“Voy a necesitar ayuda de todos ustedes”, dijo la artista al invitar a sus seguidores a aullar.

“Hoy es la primera noche de nuestra gira en Latinoamérica porque siento que este país también es mi casa. Siete años pasaron y ya no podía esperar más. Si hoy estoy aquí es por ustedes, gracias por estar aquí a pesar de la lluvia”

Shakira

Tras la participación de sus fans, les dedicó estas palabras: “no saben la emoción que siento. Hoy es la primera noche de nuestra gira en Latinoamérica porque siento que este país también es mi casa. Siete años pasaron y ya no podía esperar más. Si hoy estoy aquí es por ustedes, gracias por estar aquí a pesar de la lluvia”, expresó la cantante, quien desde su llegada al país recibió muestras de cariño de sus seguidores.

Antes de presentar al equipo que la acompañó, mezcló salsa y reggaeton, mientras seducía con su movimiento de caderas a un Estadio Azteca pleno, con 48 mil 300 asistentes entonando sus éxitos.

Un mallón negro con transparencias brillantes y el cabello rizado, fue el atuendo que la cantante de “Moscas en la casa” seleccionó para pisar el Coloso de Santa Úrsula con su gira El Dorado.

Fue con la canción “Inevitable” que la colombiana marcó un parteaguas en el escenario: ella tocaba la guitarra y el Azteca entero la acompañaba coreando “siempre supe que es mejor cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo…”.

La iluminación fue una fiesta también, por momentos el cuerpo de la intérprete de “La Tortura”, era una silueta gigante por la que danzaban figuras geométricas, siguiendo el movimiento de sus caderas.

Sin duda, el momento climático del concierto llegó con “Suerte”, a ritmo de danza árabe la artista eclipsó el escenario con su segundo cambio de vestuario en tonos dorados y negros.

Piano, trompetas y un violonchelo le dieron otro toque al momento romántico en el que nadie pudo evitar una lágrima o suspiro con “Tú”.

Con un tercer cambio de atuendo, en color negro y sus clásicos pantalones de piel, Shakira mostró su guitarra colorida con la foto de su familia: Gerard Piqué y sus dos hijos.

Con un espectáculo que no sólo incluyó perreo, la también bailarina desde los seis años, cantó a capela “Antología”, acompañada de un tambor. Este éxito la coronó a nivel internacional en los inicios de su carrera.

Dos columnas de fuego llegaron al escenario con “Loca” y “Rabiosa”, en cada esquina del escenario iluminaron a la artista en sustitución de las luces.

Un cinturón de plumas negras y rojas acompañaron la cintura de la artista al interpretar “La,la,la” y “Waca waca”, que en esta ocasión fueron musicalizadas con tambores y proyecciones digitales.

El cierre de esta noche de lluvia y caos en el Estadio Azteca culminó con su más reciente éxito “La bicicleta”.

  • El Dato: Desde las19:30 comenzó la lluvia, fue hasta cerca de las 22:30 que cesó. Comerciantes hicieron su “agosto” vendiendo capas de plástico.