“Siempre mezclo lo ficticio con lo real”

El columnista, narrador, poeta y ensayista mexicano, radicado en Barcelona, Jordi Soler (La Portuguesa, Veracruz, 1963) estuvo de visita, la semana pasada, en la Ciudad de México para promocionar su más reciente novela El cuerpo eléctrico (Alfaguara, 2017) y, asimismo, presentarla en la 38 FIL del Palacio de Minería.

Fábula en que el diputado Cristino Lobatón se da cuenta de sus mañas como hombre de negocio a partir del encuentro que tiene con la enana Lucía Zarate, a quien secunda en la Exposición Universal de Filadelfia de 1876, donde ha sido enviada por Porfirio Díaz como representante de México.

Consignación de los inicios de la industrialización en Estados Unidos en paralelo con un México que entra en la modernidad; El cuerpo eléctrico entrecruza personajes reales y de ficción en un desborde de imaginerías que atrapa al lector inmediatamente.

“El Agostadero era un pueblo de Veracruz, con una iglesia, un gran mercado que daba servicio a cinco o seis poblaciones aledañas y unas jaurías de perros famélicos que vagabundeaban por las calles aledañas y que nadie sabía de dónde salían”: terruño natal de Lucía Zárate y de Cristino Lobatón.

“He querido presentar a Cristino Lobatón en las coordenadas del ‘capitalismo salvaje’, en sus inicios. Mi personaje es quizás la metáfora de una época:
finales del siglo XIX, entrada a la modernidad del siglo XX con toda la secuela que arrastra”, expuso en entrevista con La Razón el autor de la exitosa novela Bocafloja.

¿La liliputiense Lucía Zárate es un pretexto para presentar a Cristino Lobatón? Bueno, podríamos decir que sí. Ella es el punto de partida de la trama, pero el protagonista es Cristino.

¿Novela ‘histórica’ y picaresca? La tradición de la narrativa latinoamericana nace de lo picaresco. Algunas de nuestras mejores novelas se nutren de la vertiente picaresca. Si se fija usted, los escritores españoles no supieron aprovechar ese filón y vemos como la novela española es muy seria, quizás con cierto grado de solemnidad. En Latinoamérica no es así: desde El Periquillo Sarniento hasta el boom. En mis novelas siempre mezclo lo ficticio con lo real. Lo histórico me sirve muchas veces para fabular, para explayar mi imaginación y construir, sobre todo, un cosmos novelístico.

El personaje Cristino Lobaton no hace pensar en Donald Trump… Pura coincidencia por la fecha de publicación de la novela, pero no fue escrita pensando en el actual presidente de Estados Unidos. El ascenso, el oportunismo de Lobatón, su éxito como empresario al darse cuenta que la enana veracruzana es un mina de oro y hasta la idea de distribuir opio por Estados Unidos lo hacen un individuo de mucha habilidad en el manejo de los negocios. Pudo llegar a ser el primer presidente veracruzano de la Unión Americana (Risas). Su poder e influencia alcanzo niveles sorprendentes en esa nación.

¿Pionero de narcotráfico? Todavía en esa época no se puede hablar de narcotráfico propiamente; pero, sí, ese tren convertido en laboratorio y a la vez escenario de un suntuoso freak show nos hace pensar, lo asociamos con el negocio de la droga en nuestros días aquí en México.

¿Narrador en tercera persona embarrado de un ‘yo’ elíptico desde el pretexto de que se están recreando las memorias de Cristino Lobatón? He intentado siempre desaparecer como relator en mis novelas. Mis narradores tienen autonomía, ése es uno de mis axiomas como novelista. Ese ‘yo’ que usted sospecha insertado en la tercera persona narrativa quizás sea resultado de lo que acabo de comentarle.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró

Latest posts by Carlos Olivares Baró (see all)