Sin aumento a gasolinas, el IMSS se habría quedado sin presupuesto, asegura Mikel Arriola

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Mikel Arriola Peñalosa, consideró que sería un “un error” que el gobierno federal continúe subsidiando “a una parte pequeña de la población” mexicana, ya que dijo que sólo el 10 por ciento de los mexicanos usan automóvil, esto ante el aumento del precio de las gasolinas en el país.

Entrevistado en Acapulco después de entregar la validación oficial al IMSS para que imparta educación preescolar, junto al gobernador Héctor Astudillo, Arriola Peñalosa explicó que los 200 mil millones de pesos que se hubieran usado este año para subsidiar Pemex, representan el 90 por ciento del presupuesto del seguro de enfermedades y materiales de curación del IMSS.

Leer más: Créditos a jóvenes, en el plan ante el aumento de gasolina

Afirmó que si el gobierno federal hubiera continuado subsidiando el combustible, el Instituto se habría quedado 120 días sin prestar servicio ni poder comprar medicinas y material de curación durante cinco años.

“Se hubiera colapsado el sistema de salud si el presidente hubiera tomado la decisión de seguir subsidiando la gasolina”, puntualizó el funcionario.

Más del tema:[ Aumento a gasolina no se revierte, afirma Meade

 >http://www.razon.com.mx/spip.php?article333556]

Por otra parte, informó que se invertirán 150 millones de pesos en la remodelación del hospital general de Zihuatanejo y de dos unidades médicas familiares, además de que también se destinarán 50 millones de pesos, en conjunto con la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas, para la creación de cuatro unidades médicas rurales en el estado.

Arriola Peñalosa explicó que por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto, se reforzarán “las condiciones económicas de los trabajadores” del IMSS con medidas como incrementar la capacidad de las guarderías, mantener el precio de los productos dentro de las tiendas del instituto, la inversión de más de 500 millones de pesos en instalaciones deportivas, así como un convenio con la industria farmacéutica para que se inviertan 500 millones de pesos en la investigación clínica.