Sismo merma vida social y cultural de la colonia Condesa

Cafeterías, restaurantes y otros locales se encuentran cerrados o con pocas visitas; dueños aseguran que tras los derrumbes las personas ya no visitan los locales.

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
“Las pérdidas son terribles, los empleos que generamos se terminaron, 25 familias dependían de este restaurante". Arturo Cervantes, Dueño del restaurante Arturo’s Foto: Especial

Sobre la calle de Ámsterdam las personas caminan con la mirada hacia arriba. Observan los edificios dañados, aún acordonados, y con pequeños escombros en las banquetas. A lo largo de esta calle hay más de 10 negocios cerrados a consecuencia del sismo del 19 de septiembre.

Tan sólo en la esquina de Sonora y Ámsterdam hay una imprenta, dos cafeterías, una pollería, una refaccionaria de bicicletas, una tienda de abarrotes y una de mascotas, abandonadas; cerraron después de que los locales sufrieron daños estructurales.

En la esquina de Laredo y Ámsterdam el edificio con el número 107 colapsó. A contraesquina, después de dos semanas cerrada, una pizzería abre sus puertas. Los empleados limpian lo que hasta hace tres días estaba lleno de polvo.

“Por la tragedia que vivimos a unos pasos, tuvimos que cerrar. La zona estaba acordonada, nadie podía pasar. Como empresa logramos mantener a todos nuestros empleados, pero hay algunos negocios que sí tuvieron que despedir a su personal”, comentó a La Razón, Alejandro Galindo, quien es el gerente del comercio. Añadió que “aunque el local no sufrió ningún daño, las ganancias se verán afectadas”.

Junto a la pizzería, una heladería-cafería está abierta, pero casi vacía. Paulina N. es la encargada y asegura que sus ventas bajaron hasta un 80 por ciento tras el sismo.

“En principio perdimos  como 40 mil pesos porque no había luz y todas las paletas se derritieron. Antes terminábamos el día con facturas de entre 800 y 900 pesos, hoy estamos cerrando en 200 aproximadamente. Antes la gente venía a tomarse un café y a platicar, pero es lógico que ahora nadie se sienta cómodo con la vista de la calle, es triste”, comentó Paulina.

Frente a su trabajo existía una chocolatería y una galería que terminaron sepultadas.

Según un informe de la Secretaría de Desarrollo Económico, desde 2015 la colonia Condesa aporta ganancias de más de tres mil unidades económicas y genera alrededor de 33 mil empleos y recursos por 6 mil 381 millones de pesos anuales.

El restaurante de cocina francesa Arturo’s fue inaugurado en octubre de 2008 por el chef,Luis Mejía, y Arturo Cervantes. Tras el terremoto lleva 16 días cerrado.

“Las autoridades delegacionales nos dijeron que no podíamos seguir laborando hasta que las afectaciones que resultaran del dictamen fueran reparadas”, dijo Cervantes, fundador de Arturo’s.

El lugar está casi a oscuras. Los candiles están apagados, las sillas están sobre las mesas. El baño de damas tiene una grieta en la pared que atraviesa hasta el lado opuesto, las escaleras de cemento para subir a la azotea están ladeadas, el edificio que colinda con la parte trasera de este terreno está prácticamente recargado sobre su azotea.

Según el dictamen realizado por el arquitecto, Luis Manuel Velasco, de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, el inmueble ubicado en el número 68 de la calle Cuernavaca, en la colonia Condesa, presenta “asentamiento diferencial o hundimiento” y puntualiza que “el edificio ubicado en la calle de Jojutla Núm. 31 —a espaldas de la calle Cuernavaca— presenta inclinación grave hacia colindancias, por este motivo afecta al inmueble”.

“Las pérdidas son terribles, los empleos que generamos se terminaron, 25 familias dependían de este restaurante; si un negocio está cerrado durante un mes, cualquiera quiebra”, finalizó Arturo.

A partir del 15 de octubre Arturo’s brindará sus servicios en la calle Emilio Castelar número 213, en la colonia Polanco.

Edificios que se desmoronan son el paisaje de la colonia que hasta hace unas semanas era uno de los centros más importantes de la vida cultural.