Sistema penal los libera; caen otra vez, pero más peligrosos

A Francisco Javier Gómez Alcántara y a Víctor Alfonso Fernández Reyes, la Policía de la Ciudad de México los persiguió y los detuvo la medianoche del pasado 2 de marzo.

Estaban armados y disparando al aire en Zona Rosa; sin embargo, sólo 10 días después, los mismos agentes los encontraron de nueva cuenta. Estaban libres y acababan de matar a un hombre dentro de un bar a sólo unas cuadras del lugar donde días antes los habían atrapado.

Los dos habían quedado en libertad sólo un par de días después de su captura, pues, por ley, la acusación de portar armas les permitió regresar a las calles y llevar su proceso en libertad.

Algo similar ocurrió con Carlos Arturo Molina Alcántara. El hombre de 27 años fue detenido la madrugada del 15 de octubre del año pasado. Lo atraparon con un grupo de amigos transportando cinco armas largas y una corta en la delegación Gustavo A. Madero.

Sin embargo, sólo un mes después, la policía lo halló de nueva cuenta en la calle. Ahora llevaba un fusil y estaba secuestrando a un hombre en la zona de Peralvillo, en la delegación Cuauhtémoc.

Desde la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio (NSJPA) el 18 junio del año pasado, la policía de la ciudad ha encontrado en libertad y delinquiendo, a cuando menos 38 personas a las que ya había aprehendido cometiendo algún delito, revelan reportes internos de la corporación.

En los dos casos mencionados, los hampones quedaron en libertad debido a que el artículo 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales establece que la portación de armas no amerita la prisión preventiva oficiosa, lo cual antes era diferente.

Hasta antes de la entrada en vigor del (NSJPA), el Sistema Tradicional establecía que podían quedar en libertad sólo las personas que portaran armas de calibres permitidos o menores a .380. Quienes llevaran armas de calibre mayor o de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, debían llevar su proceso penal en la cárcel.

Es por ello que funcionarios como el Jefe de Gobierno de la ciudad y actual presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) Miguel Mancera, y el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales se han pronunciado en distintas ocasiones por reformas que impongan la prisión en estos casos.

“Todos los días en esta ciudad se detienen entre cuatro o cinco o más personas portando armas de manera ilegal y a las 24 horas están en la calle otra vez”, dijo Mancera el pasado 31 de mayo durante su intervención en la 36 Asamblea Nacional Ordinaria de la Coparmex.

Una semana después Sales Heredia aseguró que “si una persona es detenida con tres armas largas, cuatro lanzagranadas, cinco Barrets calibre 50, no puede ser que se vaya a su casa. Necesitamos modificar nuestros textos legales para que se disponga que exista prisión preventiva oficiosa en ese tema”.

Mancera además afirmó que promoverá reformas al Sistema de Justicia, con la finalidad de ampliar la gama de delitos que ameriten la medida cautelar de prisión preventiva

Y es que de acuerdo con los reportes de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad (SSP), los reincidentes han cometido todo tipo de delitos. Se tienen registros de delincuentes a los que han detenido hasta en tres ocasiones en menos de un mes. Es el caso de Michel Reyes Cruz, un ladrón de 33 años, al que atraparon el 22 de marzo, luego el 5 de abril y después el 14 de abril.

Su ficha delincuencial detalla que en todas las ocasiones lo detuvieron los mismos policías del Sector Morelos, cuando acababa de amagar con una navaja a algún taxista para asaltarlo, en los alrededores de esa colonia.

El mismo Jefe de Gobierno de la ciudad, asegura que el aumento de la violencia en la capital se debe precisamente a que el Nuevo Sistema Penal ha permito la libertad de poco más de 12 mil presos que estaban ya compurgando alguna pena.

“Hay un incremento que obedece a que tenemos muchas más personas que antes estaban en prisión, ese es el factor que se tiene que analizar, pero es un factor nacional”, dijo en marzo pasado el mandatario capitalino.

Al respecto el secretario de Seguridad, Hiram Almeida, aseguró que “debe entenderse como parte del Sistema la correcta aplicación de pena privativa de la libertad, sobre todo para la portación de armas de fuego que pone en riesgo a nuestra sociedad”.

Dijo además que el nuevo modelo de justicia penal “es perfectible para que en las debilidades en la aplicabilidad de lo teórico a la práctica permita obtener mejores resultados”.

mex05i-5.jpg