• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Luis Suárez, en el partido de los octavos de final ante Portugal. Foto: AP

Toma mate, habla como uruguayo y se le ha visto luciendo la casaca celeste. Antoine Griezmann siente por Uruguay un cariño especial que hace que muchos especulen que para el delantero de Francia será desgarrador tener que enfrentar el viernes a la selección uruguaya en los cuartos de final de la Copa Mundial, pero Luis Suárez no es uno de ellos.

“Por más que diga que es medio uruguayo, es francés. No sabe en realidad lo que es el sentimiento de un uruguayo. No sabe de la entrega y el esfuerzo para poder triunfar en el futbol siendo tan pocas personas”, afirmó el delantero de Barcelona.

“Tendrá sus costumbres, su forma de hablar, pero el sentimiento (no)… nosotros sentimos de otra manera. No sé qué le puede pasar por la cabeza, pero ésta es la Copa Mundial. Hay otra mentalidad. Para nosotros es un partido especial, no sé si para él”, sostuvo el goleador histórico de la selección uruguaya, con 53 tantos en 102 partidos.

Uruguay y Francia se verán las caras el viernes en Nizni Nóvgorod en busca del pase a las semifinales y Griezmann tratará de penetrar una defensa encabezada por dos compañeros del Atlético de Madrid, Juan María Giménez y Diego Godín, de quienes es muy amigo. Godín, de hecho, es padrino de un hijo de Griezmann.

La relación de Griezmann con Uruguay empezó hace casi diez años, en 2009 en la Real Sociedad, con la que debutó en primera división bajo la guía del uruguayo Martín Lasarte. Allí también entabló una estrecha relación con el charrúa Carlos Bueno.

De la mano de Lasarte y de Bueno, Griezmann aprendió a tomar mate, se hizo hincha de Peñarol y de los cánticos de su tribuna.

Cuando pasó al Atlético de Madrid, más uruguayos: El Cebolla Cristian Rodríguez primero y Giménez, Godín y el preparador físico Óscar Ortega después.

Griezmann se puso la camiseta de Uruguay para recibir a sus amigos y compañeros del Atlético, Diego Godín y José María Giménez, tras su calificación a Rusia.

“Griezmann es bastante uruguayo, se hace parecer uruguayo. Puede ser un partido especial para él. Esperemos que se porte bien en la cancha y que se acuerde de que es uruguayo”, comentó el lunes el volante Nahitan Nández.

El francés es además un confeso admirador del delantero uruguayo Edinson Cavani, según medios franceses. Pero no está claro si se verán las caras.

Cavani se repone de una dolencia en gemelo izquierdo y es probable que no pueda enfrentar a los franceses.

Suárez dijo que Griezmann tenía una zurda brillante y elogió al compañero de ataque del francés, Kylian Mbappé.

“Es un jugador muy bueno, como (Thierry) Henry hace unos pocos años. Es un jugador importante, pero Francia no es un solo jugador”, manifestó el goleador.

Mientras que Godín y Giménez tratarán de frenar a Griezmann, Suárez procurará hacer quedar mal a Samuel Umtiti, su compañero en el Barcelona.

“Siempre decía en jo.. (broma) que quería enfrentar a Umtiti en el Mundial… y se dio”, comentó Suárez, quien dijo que Uruguay no está sintiendo mucho el desgaste físico después de cuatro partidos.

“Uno se hace exámenes 48 horas después de los partidos. Y el mío después del encuentro ante Portugal por los octavos de final dio mejor que los de los tres primeros partidos”, señaló. “Estamos bien preparados”.

Luis Suárez debutó con su selección en 2007 y ya suma tres Mundiales defendiendo la Celeste, por lo cual también aseguró que su deseo es trascender con el combinado charrúa, pero reconoce que en una justa veraniega los 32 equipos llegan con la firme idea de salir campeón y que al paso de los días se van quedando los mejores y los que más hambre tuvieron para consagrase.

Al ser cuestionado sobre la experiencia de Uruguay y la Juventus de Francia, destacó que ése es un punto a su favor, pero también en contra ya que los galos son muy rápidos y tendrán que estar concentrados en la parte baja si no quieren ser sorprendidos y regresar de inmediato a su casa.

Compartir