Susana Sierra explora relación del arte y la ciencia en muestra

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

La relación del arte, la filosofía y la ciencia es una inquietud que ha acompañado a la artista Susana Sierra, quien a partir de esa “duda existencial”, como ella la llama, creó 25 piezas que conforman la muestra Campo energético, que se exhibe —después de un recorrido por museos del país— en el centro de exposiciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), ubicado en la terminal 1.

“Este proyecto tiene que ver con el arte, la filosofía y la ciencia. Desde muy joven tuve una gran duda existencial y he sido una buscadora en ese sentido, me fui a estudiar a Francia e Italia, ahí decidí que quería dedicarme a esto, a ser artista. Estudié a los presocráticos en esta búsqueda también”, señala en entrevista telefónica con La Razón, Susana Sierra.

Son 18 pinturas abstractas sobre lienzo de formato mediano y grande, dos pinturas monumentales sobre papel —que miden un metro por cuatro metros—, una litografía sobre tela y una instalación de pendones que cuelgan del techo, las que se exhiben.

Esta exposición surgió a partir de una beca que le otorgó el Sistema Nacional de Creadores del Arte de 2012 a 2014, tiempo en el que expuso su obra y creó otras piezas, que ahora conforman Campo energético.

“En 2013 la expuse en la galería Juan Martín de la Ciudad de México; este año se presentó en el Museo Rubén Herrera, en Saltillo; luego, en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en Zacatecas; después en el AICM donde remata la muestra”, detalla la pintora mexicana.

Y agrega: “Me puse a estudiar escrituras muy antiguas del Oriente, que dicen que el universo es una unidad precisamente como lo plantea Albert Einstein.
Toda mi obra es abstracta y muy sutil, eso es mi esencia, es mi pasión, plasmo en mi obra eso. El resultado es una forma abstracta porque dentro de ella se crea otra realidad, esa energía subyace en la materia. Pretendo transmitir, esto que considero es mi esencia”.

Colores rojo, verde y azul, son algunos matices que la artista retoma en las pinturas que exhibe hasta el 31 de enero en la terminal aérea de la Ciudad de México.

Después su estancia en este sitio, uno de sus proyectos es el montaje de la exposición Sustancia sutil. “Aún no hay nada concretado pero ya estoy trabajando en ello, tal vez el Museo de la Cancillería sea la sede”, explica la creadora que ha participado en más de 120 muestras colectivas en museo y galerías de México
y el extranjero.

Finalmente, sobre los artistas que han influido en su obra comenta que uno de ellos fue —cuando comenzó a estudiar con Felguérez— el precursor de la pintura abstracta Kandinsky; y más tarde, el español Antoni Tàpies, un expresionista abstracto que “me fascinó; la abstracción se relacionó mucho conmigo”.