Desde los PC hasta el smartphone

Desmotando mitos de la nueva Revolución Digital

La revolución digital ha traído consigo una innovación perceptible en todas las realidades y en todas las dimensiones, pero también generó grandes controversias

Tecnología
La tecnología es un universo abierto y, como tal, sigue siendo intrigante, lleno de misterios y descubrimientos que puede hacer.Foto: Pixabay
Por:
  • La Razón Online

La tecnología es un universo abierto y, como tal, sigue siendo intrigante, lleno de misterios y descubrimientos que puede hacer. Pero también sigue siendo un mundo en su mayor parte rico en tabúes, enigmático y lleno de secretos. Es un auténtico cajón de sastre de fake news y mitos que lo son, sin ningún fundamento histórico o "tecnológicamente" establecido.

La revolución digital ha traído consigo una gran dosis de innovación, ahora perceptible en todas las realidades y en todas las dimensiones. Pero, obviamente, también generó grandes controversias, difícilmente explicables para gran parte de la sociedad.

Desde los PC hasta los teléfonos inteligentes y videojuegos. Son todos muchos y más variados. Van desde los clásicos hasta los que se añaden a la nube. El mito imperecedero probablemente sigue siendo el de la batería de los dispositivos tecnológicos: según el vulgar, para cargar bien, primero hay que descargarlo todo. 

Un supuesto que quizás tuvo algunos cimientos en años anteriores pero que ahora, con las baterías de litio, no tiene por qué existir y, de hecho, lo contrario no es un mito: descargar las baterías de litio significa agotarlas rápidamente

Otro dispositivo, otro mito a disipar: más megapíxeles no significa tener mejores fotos, la calidad de una foto depende del sensor de fotos. Misterios de la tecnología, que merece la pena profundizar en ellos.

Cambiando la atención a otros campos, existe un mito que ha acompañado a las máquinas tragamonedas desde los albores de los tiempos. Muchos todavía se preguntan hoy si es posible "predecir" una victoria, calcularla y no estar tan desprevenidos. 

Lamento decepcionar a los más ansiosos, pero ganar al jugar tragamonedas, ya sea físico o en línea, es de hecho imposible. Las ganancias en cada máquina tragamonedas se rigen por algoritmos y todos los dispositivos dentro de ellos tienen un RGN, el generador de números aleatorios que genera aleatoriamente las soluciones ganadoras.

 No tienen una fecha determinada ni una lógica básica: es un poco de suerte, un poco de intuición. Toda esta malgama de mecanismos sigue vigente en las tragaperras online, ya que en estos productos se ha incorporado la tecnología a los sistemas de juego tradicionales, pero sin variar su funcionamiento.

Otro mito: la obsolescencia tecnológica. Muchos creen que detrás de las razones del repentino "colapso" de un dispositivo hay un plan diabólico. De la serie: "Compro el teléfono X, programado para durar Y".

Nada podría ser más falso, si tenemos en cuenta el perenne progreso tecnológico, tan constante y progresivo como para hacer obsoletos incluso los dispositivos lanzados con pocos meses de diferencia.

Muchas afirmaciones vertidas sobre la tecnología dan un valor de certeza, pero que al analizarlas distan mucho de la realidad.