Evalua UNAM al messenger

Xóchitl va contra restauranteros que se agandallen las banquetas
Por:

Mónica Villanueva/3.80.3.65

A partir de la llegada del internet y del correo electrónico las formas de comunicación han cambiado, evolucionaron, en especial con la llegada de los servicios de mensajería instantánea, que representa tanto ventajas como desventajas.

Ante el importante número de usuarios y los que cada día se agregan, tres expertos de la Universidad Autónoma de México evaluaron los pros y contras del servicio: Fabián Romo Zamudio, de la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico; Raúl Trejo, del Instituto de Investigaciones Sociales, y Ricardo Trujillo Correa, psicólogo.

Zamudio consideró que la herramienta podría ser peligrosa por dos razones: “primero, porque la responsabilidad recae en el usuario. Si éste acepta invitaciones de desconocidos hay riesgo, porque cualquiera podría estar del otro lado de la pantalla”.

La otra razón es que debido a que el sistema no está “encriptado”, podría ser descifrado por un extraño, y ningún servicio de mensajería instantánea ha resuelto esta falla de seguridad, así cualquier texto puede ser espiado. “Para evitar esta situación, se recomienda no proporcionar información confidencial por este medio”.

Por ello, sugirió a los internautas respaldar la información contenida en sus cuentas de correo y servidores, porque pueden dejar de funcionar si los dueños de este sistema así lo deciden, ya que es una herramienta gratuita que no genera ningún compromiso usuario-proveedor.

El Messenger, que actualmente cuenta con 22 millones 960 mil cuentas activas en México, no sólo se ha mantenido vigente, sino que cada día avanza más debido a las fusiones creadas. Además el sistema confiere un manto de anonimato, y aunque ha aumentado la cantidad de comunicaciones por esta vía, no se ha incrementado su calidad, apuntó Zamudio.

En tanto, Trejo Delarbe destacó el que fomenta una comunicación pobre y deprimida en aras de lo instantáneo y con ello pone sobre la mesa el tópico del empobrecimiento de la lengua española.

El académico del Instituto de Investigaciones Sociales agregó que estos nuevos códigos son indicios de que el idioma se está transformando. Hay nuevas palabras que incluso son instauradas por el desarrollo tecnológico, pero ello no implica un empobrecimiento, “esto sólo podría ocurrir si nuestro único medio de comunicación fuera el messenger”.

Además indicó que no se ha demostrado que quienes usan la herramienta platiquen como si chatearan cuando están cara a cara, porque “la gente no habla con abreviaturas”.

Trejo ponderó los emoticones que sonríen, se enoja, dan abrazos o ‘sapes’, que en ocasiones enriquecen una plática y evitan que la conversación se torne fría. “Yo creo que se está transformando el lenguaje; los idiomas deben ser algo vivo en constante evolución”.

El catedrático agregó que los nicknames, apodos o seudónimos usados en el messenger sirven para mostrar la personalidad de cada individuo o lo que desea aparentar.

En cuanto a la creencia de que promueve la desafectivización, Ricardo Trujillo dijo que no es verdad ya el vínculo siempre es fantasmático, como reflejo de la sociedad posmoderna que favorece vínculos ligados al entretenimiento.

El especialista en psicología social detalló que, contrario a quienes piensan que el messenger disminuye la productividad, la aumenta si se considera que es más rápido hablar con otro individuo a través de una computadora que en persona, incluso en horas laborales. Es como trabajar 45 minutos y descansar 15, y el chat favorece este tipo de prácticas.

La tecnología es una herramienta y no beneficia ni afecta el modo que tenemos de acercarnos unos con otros, aunque la sociedad busque vínculos virtuales. “Nos relacionamos sin forma, propósito y angustia”.

Para concluir, predijo que la cultura del messenger se expandirá y que incluso se modificará para ser más personalizada, sin que esto implique un compromiso mayor.

mvg