Microscopio usa celular para detectar parasitos en la sangre

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: captura de video

Los científicos de la Universidad de California están convirtiendo teléfonos celulares en microscopios y otros instrumentos médicos para ayudar a combatir enfermedades en partes remotas del mundo.

Los investigadores usaron un microscopio de video operado por un celular para combatir una devastadora infección en partes de África Central causada por diminutos gusanos parasitarios.

Un pequeño estudio piloto en Camerún mostró que el aparato puede medir en unos pocos minutos a ciertos gusanos en una gota de sangre extraída de un dedo, identificando rápidamente quién es candidato para recibir medicamento, y quién está a riesgo de un severo efecto secundario de ese fármaco.

Si se realizan estudios más amplios, el llamado "CellScope Loa" podría ayudar a revivir un programa para eliminar enfermedades que causan ceguera y discapacidad en la región, reportó el equipo el miércoles en la revista Science Translational Medicine.

Esencialmente, los instrumentos hicieron el papel de un laboratorio portátil y barato que no requiere de un técnico especializado, parte de una tendencia de uso médico para celulares que va más allá de tareas simples como tomar el pulso o enviar a tu médico un mensaje con una foto de un lunar sospechoso.

"Es una tecnología muy importante", dijo el doctor Peter Hotez, de la Facultad de Medicina de la Universidad Baylor, un conocido especialista en enfermedades tropicales que no fue parte del estudio.

"Es muy práctico", al eliminar la necesidad de trabajadores de salud capacitados y equipo costoso en aldeas remotas, añadió.

El estudio publicado el miércoles se centra en un dilema de salud pública: Un fármaco llamado ivermectin puede combatir dos tipos de gusanos microscópicos, diseminados por picaduras de insectos, que causan severas infecciones en grandes áreas en África: oncocercosis y elefantiasis. Campañas masivas para tratar a comunidades afectadas están en marcha en muchas áreas.

Pero en ciertas partes de África Central, las campañas de tratamiento tuvieron que ser suspendidas porque algunas personas tienen además un tercer parásito, llamado Loa Loa, que puede desatar una reacción neurológica fatal al medicamento.

La única forma de detectarlo son análisis de sangre manuales, para los que se requieren horas y trabajadores especialmente entrenados que simplemente no están disponibles en programas de tratamientos masivos.