Terremoto, el castigo de la pobreza

BAJO SOSPECHA

Como siempre sucede en las tragedias naturales, las zonas más afectadas son las de mayor pobreza. Lamentablemente, dos de los estados con mayor rezago de todo el país como lo son Oaxaca y Chiapas, han sido los más damnificados.

Los gobiernos de Oaxaca y Chiapas reportaron daños en 80 mil viviendas y en mil 400 planteles educativos, así como dos millones 279 mil 575 habitantes afectados y 98 muertos, contando ambos estados.

En específico, respecto a Oaxaca se contabilizan 41 municipios con daños, siendo 12 los más golpeados, con 400 escuelas afectadas, 76 de ellas con daños severos.

Solamente en la región zapoteca del Istmo hay 78 personas muertas y 800 mil damnificados y 40 mil viviendas afectadas. En Juchitán de Zaragoza hay otras cinco mil viviendas afectadas y 50 mil damnificados.

Lo vimos en el 2010, cuando comparábamos los terremotos de Chile y Haití. En Chile el sismo fue de 8.8 grados, fallecieron 316 personas y hubo dos mil damnificados. Mientras Haití, un país sumergido en la pobreza, con un sismo de mucho menor intensidad, 7.3 grados, quedó devastado. Fallecieron 316 mil personas, 350 mil quedaron heridas y más de un millón y medio perdieron sus hogares.

En Chiapas se reportan afectaciones en 122 municipios, aunque en 92 de ellos se presentan daños mayores. A esto se agregan 16 decesos, 27 lesionados, 350 mil familias afectadas, y 70 mil damnificados.

Tanto Chiapas, como Oaxaca, son de los estados más pobres del país. De acuerdo al Informe Anual Sobre la Situación de Pobreza y Rezago Social 2017, de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), presentado en marzo de este año, el cual presenta el resultado de las estrategias para el combate a las carencias sociales en el periodo de 2000 a 2015, Oaxaca pasó del segundo al primer sitio en la escala que mide la pobreza.

Ambos estados recibieron un grado de rezago social “muy alto”, como resultado de las carencias en materia de educación, salud, seguridad social, vivienda de calidad, servicios básicos en la vivienda y alimentación

El Informe Anual Sobre la Situación de Pobreza y Rezago Social 2017 establece que, durante el periodo de 2000 a 2015, un total de 89 municipios de Oaxaca aumentaron su rezago social.

De ese total, 39 comunidades pasaron de un grado de rezago social “alto” a “muy alto”, mientras que 16 lo hicieron de “medio” a “alto”.

La entidad está compuesta por 570 municipios, de los cuales sólo 13 tienen un rezago social “muy bajo”, 59 lo tienen “bajo”, 133 con “medio”, 258 con “alto”, 103 con “muy alto”, y en 4 casos no están clasificados.

De acuerdo con las cifras del informe, Oaxaca tenía una población de 3 millones 967 mil 889 habitantes a 2015, de los cuales el 67 por ciento se encontraba en condiciones de pobreza y 28 por ciento en situación de pobreza extrema.

Respecto a Chiapas, el mismo documento concluía que ocupa el tercer lugar en la escala y que la entidad presentó una población de 5 millones 217 mil 908 habitantes, de los cuales 76 por ciento está en condiciones de pobreza y 31 por ciento en situación de pobreza extrema.

Para atender los daños causados por el terremoto en Oaxaca (foto) y Chiapas, existe un seguro del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) por nueve mil millones de pesos, a los que se sumarán seis mil 600 millones de pesos en 2018, además de una cantidad adicional del bono catastrófico, contratado en agosto con el Banco Mundial (BM).
El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo el lunes que tomará 30 días evaluar si se activa este último instrumento. Sobre los recursos del Fonden, dijo que una vez que se “revisen los daños se determinará si la cantidad es suficiente o se ajusta la cifra para el año siguiente”.
El 4 de agosto, a través del BM, emitió bonos catastróficos que brindarán a México protección financiera por un monto de hasta seis mil 354 millones de pesos ante pérdidas derivadas de terremotos y ciclones tropicales.

De los 122 municipios que integran este estado, uno fue clasificado con una condición de rezago social “muy bajo”, nueve con “bajo”, 43 con “medio”, 50 con “alto”, 15 con “muy alto” y en 4 casos no hay clasificación.

Pero además ambos estados tienen problemas serios con la educación, ya que son controlados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

En Oaxaca, 1 millón 387 mil 487 personas de 15 años o más se encuentran en rezago educativo, lo que representa el 51.8 por ciento del total de habitantes en ese rango de edad, mismo que asciende a 2 millones 879 mil 565, de acuerdo a la Encuesta Nacional de los Hogares 2016, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La encuesta ubica a Oaxaca en el segundo lugar a nivel nacional en este rubro, sólo después precisamente de Chiapas, que registra un porcentaje de rezago educativo de 52.1 por ciento. Esto quiere decir que en Chiapas y Oaxaca 5 de cada diez personas de 15 años y más, se encuentra en rezago educativo.

En un recuento cerrado a 2016, se concluyó que en la última década Oaxaca había perdido 209 días efectivos de clases (un ciclo escolar completo), como resultado de los métodos de lucha del magisterio oaxaqueño, adherido a la CNTE.

En Chiapas las cosas tampoco fueron muy buenas al respecto. De acuerdo a los calendarios escolares de los ciclos 2015-2016 y 2016-2017, se perdieron 63 días de labores educativas a consecuencia de paros magisteriales, con 45 de ellos irrecuperables.

Mientras no se mejore la calidad de vida, y esto empieza por la educación, es muy lamentable pero estos dos estados seguirán siendo el furgón de cola del desarrollo nacional.

Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

Es periodista, columnista, comentarista y entrevistadora. Su carrera periodística inició hace más de 20 años en CBS Telenoticias en Miami, Florida. En su sección "Muy personal" y "Un café con" ha realizado más de 150 entrevistas sobre trayectoria y coyuntura a los personajes más destacados de la política, la cultura y el espectáculo.
Bibiana Belsasso

Latest posts by Bibiana Belsasso (see all)