• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Tite da indicaciones en la práctica de ayer, en Moscú. Foto: AP

Adenor Leonardo Bacchi, mejor conocido como Tite, entrenador de Brasil, salió ayer en defensa de Neymar, quien desde el viernes pasado ha sido objeto de críticas luego de su llanto tras el agónico triunfo de la Verdeamarela sobre Costa Rica, encuentro en el que el jugador del Paris Saint-Germain marcó el 2-0 ante el conjunto centroamericano, lo que significó su primera anotación en el Mundial de Rusia.

Gráfico: La Razón de México

“Voy a contar aquí una cosa que nadie sabe. Yo también lloré después de mi primer partido como seleccionador, ante Ecuador. Lloré también tras el tercer juego, porque la presión entonces era bestial, estábamos fuera de la zona de clasificación para Rusia”, confesó el estratega de la Canarinha en la conferencia de prensa que se llevó a cabo en el estadio del Spartak de Moscú, que hoy será la sede del cotejo entre la escuadra sudamericana y Serbia en el desenlace del Grupo E.

“Hay un momento de la calma y el momento de exteriorizar el sentimiento. No me preocupa porque el equipo tuvo la concentración y calma para trabajar una jugada en el minuto 91 que acabó con el gol de Coutinho. No podemos perder nuestra esencia; un momento de emoción, que el técnico también tuvo en su día, no puede ser confundido con desequilibrio”, agregó el timonel de 57 años.

Además, el exdirector técnico del Corinthians comentó que hoy, ante la escuadra dirigida por Mladen Krstajić, “es posible que Neymar alcance su plenitud. No me gusta que se le dé una responsabilidad excesiva, porque cada uno de nosotros tiene una; el conjunto resuelve”.

Por otra parte, el defensa João Miranda dejó en claro que al interior del Scratch du Oro no prestan atención a qué selecciones avanzarán del Grupo F, sector del que saldrá el rival de la pentacampeona mundial en caso de que hoy derrote o empate ante Serbia y consume su pase a los octavos de final.

“Somos la selección brasileña y no podemos elegir rival, jugamos para ser primeros. Me da igual lo que pase en otros grupos, estamos pensando en el nuestro. Hemos mejorado del primer al segundo partido, y creo que podemos mejorar mucho más de cara al tercero”, indicó.

El zaguero del Inter de Milán también mostró su gratitud por ser designado como capitán para el choque ante el cuadro balcánico, que está obligado a ganar para no depender del resultado en el cotejo entre Suiza y Costa Rica.

“Estoy feliz de representar el grupo de capitanes. Y sinceramente, si llego a la final y la gano, me da igual quién sea el capitán porque seré la persona más feliz del mundo”, admitió.

“Estamos trabajando mucho. Sabemos que en partidos como estos, durísimos, una jugada de balón parado puede ser la que determine el destino de un equipo; entonces sabemos de la importancia de estar atento a todas las acciones de ese tipo”, agregó el futbolista de 33 años.

“Somos jugadores de alto nivel y jugamos en la selección brasileña. La presión aquí es siempre la más alta que puede existir. Sabemos de la importancia y de la transcendencia del partido de mañana (hoy). Tenemos que ganar y si ganamos, pasamos. Eso es lo que vamos a entrar a hacer. El objetivo es ganar y pasar primero del grupo”, remató el seleccionado de la Verdeamarela desde 2009 y que en Rusia está disputando su primer Mundial.

Una serie de combinaciones derivaría en que la escuadra sudamericana se vea las caras con Alemania en la ronda de octavos de final, una especie de final adelantada.

am