Gerardo Fernández Noroña, al encabezar las protestas contra la norma, ayer. Foto: Cuartoscuro

“No todas las organizaciones de la sociedad civil estamos en contra de la Ley de Seguridad Interior”, aseguraron los presidentes de Alto al Secuestro y México SOS, Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí, respectivamente.

Ambos activistas señalaron que la Ley de Seguridad Interior no militarizará las calles porque lo que se busca es retirar a las Fuerzas Armadas para que realicen la labor a la que fueron encomendadas; sin embargo, consideran que es necesario que los Estados se responsabilicen de la labor de proteger a los ciudadanos a través de sus policías.

Alejandro Martí dijo que desde hace varios años existe un reposo total por parte de los gobernadores lo que considera un “relajamiento perverso” al tener al Ejército mexicano indefinidamente realizando la labor que a ellos les compete.

“Todos los estados desde hace 8 o 9 años han tenido al Ejército indefinidamente, hay un relajamiento total de las entidades para no mejorar sus policías porque es un ‘incentivo perverso’ el hecho de que el Gobierno federal esté subsidiando ante una verdadera deficiencia de las policías ciudadanas”, agregó.

Martí aseguró que desde el sexenio de Felipe Calderón se consintió a los estados de sus obligaciones fundamentales que son proteger a la ciudadanía, pero con la nueva Ley de Seguridad Interior se reglamenta cómo actúan las Fuerzas Armadas, en qué tiempos y cuándo se pueden retirar.

Martí apoya la ley porque reglamenta la actuación del Ejército, además de que puede ser el inicio de un verdadero mando único para ordenar a los 470 mil policías que existen en el país y que son mal controlados por mil 800 mandos diferentes.

A su vez, Miranda de Wallace resaltó que no todos los mexicanos tienen voz y por ello está a favor de que se le brinde un marco jurídico a las Fuerzas Armadas.

“Pregúntenle a todas las personas que viven en Tamaulipas, en Veracruz, Guerrero, qué sería de los poblados si no contáramos con nuestras Fuerzas Armadas. Hoy hacemos un llamado al Senado de la República para que sea llenado este vacío”, comentó.

“No hay peor enemigo para los mexicanos que la ignorancia. Muchos critican la Ley de Seguridad Interior sin tomarse tiempo de leerla, por afán de golpear al Gobierno prevalece la necedad”, citó en redes sociales.

Ambos activistas calificaron de mitos y falsedades las supuestas violaciones a los derechos humanos con la implementación de la norma y destacaron que es todo lo contrario, evitar que se militarice el país.

Reciben los senadores a los opositores

Senadores recibieron ayer a integrantes de organizaciones civiles, entre los que estuvo Gerardo Fernández Noroña, después de dos días de protestas por la aprobación de la Ley de Seguridad Interior.

Se espera que hoy las tres comisiones que dictaminaran dicha norma —de Gobernación, de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, de Defensa Nacional y de Marina— se reúnan para definir la ruta de éste.

En el encuentro hecho en la Cámara Alta, las organizaciones sociales señalaron que en la propuesta falta supervisión legislativa, pues explicaron que no se le da ninguna facultad a la Comisión Bicamaral en declaratoria de afectación a la Seguridad Interior; también dijeron que la falta de supervisión atentaría contra los derechos humanos, ya que mencionaron que los controles que hay en la ley son “insuficientes”.

Con información de Yared de la Rosa