• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Los jugadores escarlatas festejan el triunfo, ayer, ante Xolos. Foto: Mexsport

En el infierno no hay perdón, sólo hay errores por pagar. Ayer, los Xolos de Tijuana pagaron muy caro el pecado de proponer un juego displicente ante los Diablos Rojos del Toluca, que lograron su segundo triunfo de forma consecutiva, al vencer a los fronterizos por 3-0.

El Estadio Nemesio Díez fue el escenario en el que el argentino Enrique Triverio, al minuto 25; Antonio Ríos al 35’; y Ernesto Vega, al 74’ se encargaron de hacer sufrir a los pupilos de Diego Cocca y, de paso, poner a los suyos en los primeros cinco puestos de la general, llegando a las 10 unidades; mientras que los visitantes sumaron su cuarto juego sin ganar y se quedaron con cinco puntos.

Una tibia media y una enclenque defensa fueron los argumentos de los forasteros, complementados con los errores del portero Gibrán Lajud. Los anfitriones abrieron el marcador con un tiro de esquina por la derecha al área, donde el guardameta de los fronterizos se quedó a medio camino y dejó el marco abierto, lo que permitió al argentino Triverio conectara de cabeza y mandara al fondo de las redes.

El suceso no despertó a los forasteros, al contrario, se comenzaron a agazapar cada vez más y más, de tal suerte que 10 minutos después, los mexiquenses ampliaron la ventaja en un tiro libre que ejecutó Antonio Ríos, al que llegó Lajud, quien hizo malos cálculos, atacó mal y fue incapaz de impedir que el balón pegara en el travesaño, antes de incrustarse en el fondo de las redes e irse así al descanso.

Para la segunda mitad, la historia no fue distinta, Xolos no encontraba respuesta en la encrucijada que le planteaban los escarlatas, quienes ya tenían más que claro que el rival no ofreció mayor peligro, por lo que sobrellevaron las acciones, en espera de conseguir una tercera anotación.

Así, los dirigidos por el argentino Hernán Cristante siguieron capoteando, paseando la pelota a placer y luego, los de Tijuana se quedaron con un hombre menos por la expulsión de Hiram Muñoz, al 64’, quien cometió una artera falta sobre Ernesto Vega.

Los escarlatas reflejaron ese hombre de más nueve minutos después, en un balón que Triverio tocó por derecha a Alexis Ernesto Vega, quien cruzó su disparo para poner las cifras definitivas.

El resto fue historia, y aunque el jugador colombiano Luis Quiñones tuvo otras oportunidades para ampliar más el marcador de los rojos, el tablero no se movió más y los de Diego Cocca sólo se encargaron de cerrar filas y tratar de que la humillación no fuera mayor.

Para la próxima jornada, los del Estado de México van ante Cruz Azul; un sinodal que seguramente les será de mucho más exigencia de lo que ayer tuvieron, pues los Cementeros llevan un ritmo avasallador y además fungen como locales; Xolos recibe al campeón Santos.

Compartir