• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El mediocampista escarlata, William, y Carlos Salcido, disputan el esférico, ayer, en el Estadio Nemesio Díez. Foto: Mexsport

Las Chivas Rayadas del Guadalajara consiguieron su primer punto de la temporada; uno que les representa un oasis en un ya prolongado desierto, en donde los resultados se les habían negado desde el final del torneo pasado. Toluca, por su parte, vio ese punto como un estancamiento, luego de que fungieron como locales y, además, se quedaron sin su portero, Alfredo Talavera, quien jugó con los ánimos del árbitro mundialista César Arturo Ramos Palazuelos y éste no le tuvo mucha paciencia, por lo que lo pintó de rojo.

El dato:

  • Con complicaciones, los escarlatas se mantienen en la parte alta de la tabla; Chivas suma una unidad y sigue sin levantar.
  • amonestaciones se vieron ayer en el encuentro

Escarlatas y tapatíos igualaron 2-2 en la visita que el diablo mayor, José Saturnino Cardozo, y sus pupilos hicieron al Nemesio Díez; al final, el choque se resume en un auténtico espectáculo que tuvo goles, expulsiones, reclamos y un paralelismo entre los dos clubes involucrados.

Esta fue la tercera vez que el timonel oriundo de Nueva Italia, Paraguay, volvió a la que fuera su casa, como jugador y como técnico, y lo hizo con un equipo distinto al mexiquense. Como correspondía al evento, el guaraní fue ovacionado, como otrora lo hacían en cada diana que anotaba. Pero punto y aparte de esa cálida bienvenida y esas muestras de cariño, los escarlatas no se tentaron el corazón a la hora de proponer en el llano; el parado táctico y el ataque, además de la actitud de no bajar los brazos, fueron muestra clara de que una cosa es la diplomacia ante una leyenda y otra cosa es ponerse el overol y maniatar de buena forma a un visitante que llevaba hambre de triunfo.

El primer tiempo, como ya suele ser costumbre, fue de cortejo, tanteo, astucia y mera exploración; sin embargo, para el segundo periodo las cosas se calentaron, en buena medida por el intercambio de goles y hasta de golpes entre los jugadores de los equipos. Las propuestas futbolísticas obedecieron a esa ambición que los dos llevaban; nadie quiso perder un centímetro, un toque de balón y, menos, una oportunidad de gol.

Los de casa, siempre impulsados y motivados ante su gente, salieron a tratar de vapulear a un Rebaño que si de algún pie flaquea, es de enclenque defensa. En cada uno de sus encuentros que lleva en la presente campaña ha recibido gol, y esta ocasión no fue la excepción. Apenas cuando el cronometro marcaba tres minutos, ya tenían uno sobre la frente, cortesía de Alexis Vega.

El gol, a pesar de ser de los Diablos, despertó a los forasteros que ya no querían otra derrota más en este inicio de temporada. Poco a poco se combinaron los jugadores rojiblancos, en buena medida impulsados por Gael Sandoval y la cuota goleadora, después de un año de sequía, de Ángel Zaldívar.

Los pupilos de José Saturnino Cardozo igualaron los cartones al final del primer tiempo y remontaron al inicio del segundo. Parecía una historia distinta de un equipo que dio síntomas de vida y que de pronto recordó fragmentos del pasado, de cómo plantear los juegos y poner la cara para evitar las derrotas.

Chivas caminaba con ilusión, hasta es momento con justicia, pero de nueva cuenta sus descuidos en la defensa le pasaron factura y motivaron un empate no tan buscado, pero sí deseado por el Toluca, producto de la insistencia de Luis Ángel Mendoza.

El final fue frenético, explosivo, y la combinación de ambos factores puede terminar mal, como sucedió ayer. Por parte de los del averno echaron a Alfredo Talavera y por las Chivas, Orbelín Pineda fue el expulsado. Ambos fueron en jugadas distintas y por acciones también diferentes. Uno se fue a las duchas por constantes reclamos al silbante, mientras el otro por darle una bofetada a Rubens Sambueza. En puntos, en gallardía, en sancionados y en frustración, en todo, igualaron.

A Pizarro, ni las gracias le dieron en Chivas

Pese a que el torneo Apertura 2018 ya dio comienzo y el jugador Rodolfo Pizarro ya disputó algunos cotejos con los Rayados del Monterrey, aún le queda el mal sabor de boca de cómo fue su salida de las filas de las Chivas, pues a decir por él mismo, su partida ya estaba pactada desde la Jornada 17 del pasado torneo.

“La primera reunión que tuve con ellos me dijeron que ya estaba vendido, que tenía como cinco meses vendido. Esa fue la primera reunión; me dijeron: ´ya estás vendido’ y yo: ‘ah, bueno’. Eso fue en domingo, después del partido contra León. La siguiente reunión fue con Higuera, de Anda y Vergara; ahí me dijeron: ‘¿Sabes qué? Con nosotros no entras en planes. Ya vete a Monterrey, con nosotros no entras en planes’ y ya”, relató el jugador en entrevista con Fox Sports al final del encuentro contra Querétaro.

De la misma forma, el de Tampico, Tamaulipas, comentó que ese mismo trato fue el que le dieron al portero Rodolfo Cota y al zaguero Oswaldo Alanís.

Compartir