• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

poco más de un mes de que arranque la LXIV Legislatura en la Cámara alta, legisladores, principalmente del PRI y PRD, desocupan sus oficinas para que sean rehabilitadas y reciban a sus nuevos inquilinos a partir del 1 de septiembre próximo.

En cajas de cartón, los legisladores de los pisos 3 y 4 del edificio Hemiciclo comienzan a guardar sus pertenencias y documentos.

Mesas repletas de papeles en espera de ser archivados son una de las escenas que se perciben en algunas de las oficinas de los legisladores, ubicadas en dicho inmueble.

En uno de estos cubículos, pende de un perchero un cubre traje de la marca Ermenegildo Zegna, cuyo costo es de más de 80 mil pesos.

Algunas de las oficinas del edificio, de 71 metros de altura, ya empezaron a recibir su “manita de gato”, con pintura blanca en las paredes; en otras trabajan carpinteros para corregir descomposturas en los muebles y en otras más se limpia la alfombra de la pequeña sala que existe en todos los cubículos.

Pedro, de 38 años de edad, uno de los trabajadores del Senado, que desde hace poco más de una semana, resana y pinta las oficinas, dice que sólo le toma alrededor de dos horas y media para terminar el trabajo en cada una de ellas.

Gráfico: La Razón de México

“Empiezo como a las 9:30 horas y hacemos hasta tres oficinas y cada una de ellas me lleva dos horas y media pintarla”, dice, al tiempo que con uno de los rodillos pinta una de las paredes.

Señala que tiene seis años trabajando en la Cámara alta, justo cuando inició la LXIII Legislatura.

“Desde que empecé a trabajar aquí, a eso me dedico: a reparar los cubículos cuando hay que hacerles algo. Pero yo sólo le entro a la pintada y a resanar, y hay otros compañeros que realizan otras cosas”, comenta.

Estos espacios también fueron ocupados por los senadores para descansar, luego de maratónicas jornadas en el salón de plenos, como cuando el 28 de abril de 2015 se aprobó la Reforma Política, con la que el entonces Distrito Federal se convirtió en Ciudad de México. O la Ley de Comunicación Social, que también fue aprobada de madrugada

Los legisladores aún no tienen una fecha específica para desocupar sus cubículos, pero según trabajadores de la Cámara alta ya deben estar libres de sus pertenencias a mediados de agosto, para que los integrantes de la próxima Legislatura, en la que será mayoría Morena, PT y PES, comiencen a realizar la mudanza.

En esta LXIII Legislatura, la Cámara alta dispone de más de 307 mil 200 millones de pesos que serán repartidos entre los 128 integrantes de este recinto legislativo por concepto del Seguro de Separación Individualizado, conocido también como el “bono del adiós”, prestación con la que cuentan legisladores y funcionarios de alto nivel.

Cada integrante de la Cámara alta recibe como pago o dieta 171 mil 444 pesos mensuales; de esta cantidad aportan el 10 por ciento; así, por los seis años de labor legislativa, percibirán un millón, 234 mil 396 pesos, que sumados a igual cantidad que aportará el Senado, arroja un total de 2 millones, 468 mil 792 pesos.