• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Construcción del NAIM. Foto: Especial
Construcción del NAIM. Foto: Especial

Si se decidiera por construir el Aeropuerto de la Ciudad de México en la Base Militar de Santa Lucía, la posibilidad de transferir los contratos ya licitados y otorgados a ese lugar generaría un sobrecosto en dicha terminal, aseguró Rogelio Rodríguez Garduño, especialista en Derecho Constitucional y Aeronáutico.

Entrevistado al término de su participación en el Foro Viabilidad del Nuevo Aeropuerto y la Consulta, el especialista refirió que lo anterior se debe a que la Ley de Obras establece que el tiempo que tarde en diferirse o ejecutarse la obra de un contrato genera ajustes de costos. Pero si no se ejecutan o se suspenden, hay una posibilidad de que se pague la obra, aun cuando no se construya, puntualizó.

“… Eso representaría un incremento al proyecto de Santa Lucía, en todo caso, asumiendo que los constructores aceptaran transferir sus derechos contractuales a un nuevo proyecto y considerando que el nuevo proyecto no arranca de manera inmediato, porque requiere de los estudios, si esto lo llevamos al tiempo, la respuesta más acertada sería darlos por terminado”, especificó.

Por ello, comentó que la medida más acertada sería darlos por terminado, y abrir unos nuevos, si se decide que la terminal se debe construir en ese sitio.

En este momento, dijo, se están ejecutando los contratos en Texcoco, a pesar de la suspensión de cuatro licitaciones a finales del mes de julio, por parte del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM); por lo que se debe toman en consideración que si la decisión es Santa Lucía, eso no significará que la obra comience de manera inmediata.

Asimismo, añadió que si los contratos que se ejercen llegan a ser cancelados, el Gobierno federal estaría en posición de responder, con una bolsa destinada a pagar las indemnizaciones.

No obstante, dijo, algunos constructores podrían decir que la afectación es, todavía mayor a sólo la cancelación, por lo que podrían recurrir a tribunales.

EN CONSULTA DEL NAIM SÓLO PARTICIPARÍA 2.0% DEL PADRÓN. Por otra parte, Rodríguez afirmó que la consulta propuesta por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sólo participará 2.0 por ciento del padrón electoral, por lo cual, no sería vinculante, ya que tendría que participar al menos, 40 por ciento.

Dijo que la consulta no es constitucional, y sólo es para fines de orientación, y es responsabilidad del nuevo gobierno.