• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Roberto González y su esposa Rosalía, ayer, con medios. Foto: Cuartoscuro
Roberto González y su esposa Rosalía, ayer, con medios. Foto: Cuartoscuro

Abordo de una ambulancia y en camilla, Roberto González llegó acompañado de sus familiares a la casa de transición para pedir justicia al Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador: hace 19 meses recibió una golpiza de sus vecinos que lo dejó cuadrapléjico y al día de hoy no hay detenidos.

Rodeado de tubos y bajo la supervisión de dos paramédicos, Roberto fue colocado justo en la entrada del inmueble marcado con el número 216 de la calle Chihuahua, en la colonia Roma, mientras un grupo de familiares y amigos, pancartas en mano, esperaban ser atendidos por el próximo titular del Ejecutivo.

“Sería un honor que salga Obrador”, “19 meses esperando justicia”, “Justicia para Roberto González”, y “Un niño espera justicia para su padre”, fueron algunas de las consignas que gritaron los familiares frente a las oficinas.

En enero de 2017, González, oriundo de Playa del Carmen, Quintana Roo, exigió a su vecina Fernanda Salcedo Medrano que paseara a sus perros con correa.

La mujer enfureció y con su esposo, Rodrigo Galán, llegó a la casa de Roberto, donde ambos lo golpearon por varios minutos, lo cual le provocó fracturas en las cervicales y daño severo en la médula espinal. Estuvo algunos meses en el Centro Nacional de Rehabilitación y ahora reside en la Ciudad de México, debido a que perdió su propiedad en Playa del Carmen.

  • El Dato: El atacante de Roberto quedó libre tras pagar una fianza de 20 mil pesos, mientras que la familia de la víctima ha debido pagar todos los tratamientos médicos.

Rosalía Pérez Andrade, esposa de Roberto, recordó que desde hace 19 meses denunciaron el caso, pero el fiscal de Quintana Roo nunca los quiso recibir.

“Estamos desesperados, hemos tocado muchas puertas, hemos tocado las puertas del jurídico, del fiscal, y no nos han escuchado”, dijo Rosalía.

La esposa de Roberto fue recibida por Leticia Ramírez, encargada de atención ciudadana del próximo Presidente, que prometió darle atención jurídica y asesoría por parte del personal de la próxima Secretaría de Gobernación.

Sin embargo, Leticia se mantuvo firme y decidió esperar hasta que López Obrador saliera a recibirlos. Al final, la exministra Olga Sanchez Cordero salió para hablar brevemente con ella.

La futura secretaria de Gobernación le explicó a Ramírez que aún no es titular de la dependencia; sin embargo, se ofreció a revisar, a título personal, las causas penales y emitir su opinión.

“Aún no inicia el gobierno, yo aún no soy secretaria, tampoco soy funcionaria pública, estamos apenas en transición. Una vez que lleguemos al gobierno vamos a poder tomar decisiones; mientras tanto es una opinión personal jurídica”, explicó.

Compartir