• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Un manifestante frente a policías antimotines, ayer, en Managua.

La misión que expulsó el régimen de Daniel Ortega, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), reportó “violaciones sexuales con rifles y otros objetos” a hombres y mujeres involucrados en protestas cívicas contra el gobierno, por parte de paramilitares y de la Policía Nacional.

“Tanto hombres como mujeres que han sido detenidos han proporcionado a la OACNUDH relatos de la violencia sexual sufrida mientras estaban privados de libertad”, se lee en el informe difundido por el organismo internacional

La Oficina del Alto Comisionado agrega que las amenazas de abuso sexual son comunes, incluso, que varones detenidos han sido sodomizados con rifles.

“Algunas mujeres han sido objeto de violencia sexual, incluyendo violación, y señalaron que son comunes las amenazas de abuso sexual. Los detenidos varones también denunciaron casos, incluyendo violaciones con rifles y otros objetos”.

  • El dato: En su informe, la OACNUDH concluye que la acción de las autoridades no cumplió con estándares en gestión de manifestaciones, en clara violación del derecho internacional.

La OACNUDH también dedicó un apartado a las denuncias de tortura a Medardo Mairena y Pedro Mena, integrantes del Movimiento Campesino de Nicaragua, que fueron detenidos a principios de julio pasado en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, cuando estaban por abordar un avión a Estados Unidos.

Estas detenciones se dieron minutos después de que en el estacionamiento de la terminal aérea, Mairena alertara a reporteros que las fuerzas policiales se dirigían a la localidad de San Pedro de Lóvago a derribar los tranques que la población mantenía en esa zona del país.

Después de varias horas sin que la familia de los líderes campesinos tuviera información de su paradero, se supo que fueron llevados a la cárcel de El Chipote.

“Se han recibido denuncias de que Medardo Mairena y Pedro Mena (miembros del Movimiento Campesino) han sufrido malos tratos y/o torturas en prisión”.

Ante la imposibilidad de la misión de las Naciones Unidas para comprobar el estado de los presos del gobierno por participar en las protestas, el informe, presentado el pasado 30 de agosto y con el que exigió a Daniel Ortega frenar “el alto grado de represión”, se ha nutrido de testimonios de familiares de las personas detenidas, principalmente en El Chipote, donde va a parar la mayoría de quienes han participado en actos de descontento.

En este sentido, la OACNUDH señala quemaduras, golpizas, intentos de estrangulación y amenazas de muerte.

“Los testimonios recibidos señalan que algunos detenidos han sido sometidos a torturas físicas –incluyendo quemaduras con pistolas de electricidad y/o cigarrillos, el uso de alambre de púas, golpizas con puños y tuberías e intentos de estrangulación– como torturas psicológicas, incluyendo amenazas de muerte”.

Algunos familiares “informaron que los guardias de la prisión en El Chipote no aceptaban la ropa que ellos llevaban para los detenidos, supuestamente porque los internos estaban forzados a permanecer parcialmente desnudos”.

El diario nicaragüense La Prensa recogió el caso de Marco Novoa, un joven que fue secuestrado por paramilitares a finales de mayo y trasladado a una cárcel clandestina donde estuvo por ocho días.

El diario local indica que Novoa logró librar el castigo del régimen por tener la nacionalidad estadounidense; actualmente radica en Florida, donde se recupera de lesiones físicas y psicológicas.

“Novoa describió cómo los paramilitares le introdujeron un mortero en el ano, luego lo patearon, lo que le provocó sangrado en esa área. Todo fue porque al escuchar los gritos de una estudiante que era violada, se indignó y dijo a los paramilitares que la joven podría ser hija de ellos”, cita el rotativo.

Sandinistas atacan marcha ciudadana

Una protesta cívica realizada ayer en Managua terminó con un herido de bala y disturbios, incluida la quema de una patrulla, luego de que simpatizantes del gobierno dispararan desde dos camionetas contra manifestantes.

En el ataque resultó herido un médico retirado del Ejército, por lo que un grupo de manifestantes prendió fuego a una camioneta, quemó llantas y trató de levantar barricadas para repeler a los oficialistas.

El herido fue el médico Carlos Fletes, retirado del Ejército, quien fue trasladado al hospital donde sería intervenido quirúgicamente de emergencia.

El ataque a balazos ocurrió desde el inicio de la marcha, tras los disturbios, decenas de patrullas se movilizaron al sector, acompañadas de varias camionetas tripuladas con hombres encapuchados y armados.

La totalidad de los manifestantes ya no pudo culminar el recorrido que se tenía previsto, pues la marcha se disolvió y los participantes tuvieron que buscar dónde refugiarse.

La Marcha de Las Banderas fue realizada la mañana de ayer, en medio de una fuerte presencia de la Brigada Especial de Antimotines de la Policía Nacional y el asedio de simpatizantes sandinistas.