• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El presidente Donald Trump. Foto: AP
El presidente Donald Trump. Foto: AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumple con su promesa de imponer nuevos aranceles a las importaciones de China por un valor de 200 mil millones de dólares, a partir de la próxima semana.

El anuncio dado a conocer ayer por el gobierno estadounidense, aumenta las tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo.

Los aranceles impuestos a China comenzarán en una tasa del 10 por ciento y hacia finales de año, aumentarán hasta 25 por ciento, según las agencias.

Las tarifas afectarán a miles de productos, desde maletas hasta productos del mar, extendiendo por primera vez el impacto de la agresiva política arancelaria de Trump, a una amplia población de consumidores estadounidenses, de acuerdo con Bloomberg.

La administración de Trump informó en un comunicado que si China toma represalias tras el anuncio, buscará nuevos aranceles contra más productos por valor de 267 mil millones de dólares.

Una vez que las nuevas medidas entren en vigencia, el gobierno de Trump habrá impuesto aranceles a casi la mitad de los productos chinos importados a Estados Unidos. El gobierno chino ya había avisado que impondría represalias si Trump concretaba este plan.

La semana pasada Beijing dijo que celebraba la apertura de las autoridades estadounidenses y su disposición a recomenzar el diálogo, pero según la prensa, China cancelaría cualquier tipo de diálogo si los nuevos aranceles entran en vigor.

  • El Dato: Se prevé que el anuncio de Trump afecte a industrias, mercados, monedas emergentes, y recrudecerá la guerra comercial.

La oficina del Representante Comercial estadounidense había propuesto aranceles del 10 al 25 por ciento, sobre más de seis mil bienes chinos, dentro de los cuales se ubica una amplia gama de productos electrónicos, incluyendo enrutadores de Internet, dispositivos Wi-Fi y otros.

Estados Unidos y China ya han impuesto aranceles adicionales por valor de 50 mil millones de dólares, en los bienes de cada uno en el enfrentamiento comercial cada vez más intenso, que se ha prolongado durante meses, ya que Trump se compromete a ayudar a crear más empleos en el sector manufacturero.

Ha criticado a China por prácticas comerciales “desleales”, incluido el robo de propiedad intelectual de empresas estadounidenses. Los analistas dicen que el presidente parece interesado en la próxima ronda de aranceles y que se rumorea que los chinos se rehusarán en la próxima ronda de conversaciones.

Los mercados se han visto sacudidos en las últimas semanas, a medida que se intensifica el conflicto comercial.

Reuters informó que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos invitó a altos funcionarios chinos a más pláticas diseñadas para salir del estancamiento la semana pasada, aunque el escepticismo permanece en ambos lados sobre las perspectivas de un gran avance. China advirtió que la escalada del conflicto comercial no beneficia a ninguno de los dos países.

A diferencia de los aranceles previos que estaban destinados a las empresas, la última ronda afectará a miles de bienes de consumo, desde equipaje y productos electrónicos hasta artículos para el hogar y alimentos, lo que aumentará los costos.

Compartir