• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: Especial
Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: Especial

El presidente Donald Trump anunció que el consejero jurídico de la Casa Blanca, Don McGahn, renunciará en los próximos meses, una vez que el Senado vote sobre la designación del juez Brett Kavanaugh a la Corte Suprema. Esto dejará vacante un puesto que ha estado en el centro del conflicto generado por la investigación del fiscal especial sobre la injerencia rusa y la presunta colusión del equipo de campaña de Trump.

A diferencia de otras renuncias menos amigables, Trump elogió al abogado, al afirmar que ha “trabajado con Don por mucho tiempo y ¡realmente aprecio sus servicios!”. Su partida estaba prevista a medida que se acercan las elecciones de noviembre y la ratificación de Kavanaugh, la segunda oportunidad del presidente de dejar su impronta en la Corte.

McGahn, un abogado especialista en elecciones y asesor jurídico de la campaña de Trump, ha cumplido un papel vital en la reforma de la justicia federal al nombrar jueces derechistas.

Cumplió una función importante en la designación del juez Neil Gorsuch, la postulación de Kavanaugh al tribunal supremo y en la derogación de regulaciones de la presidencia de Barack Obama.

El puesto de consejero jurídico es uno de los más cruciales y menos visibles de la presidencia, ya que opina sobre cuestiones tan variadas como las medidas de gobierno, la designación de personal y la seguridad nacional.

Sin embargo, el periodo de McGahn se ha caracterizado por la turbulencia, dado que es el principal enlace de la Casa Blanca con la investigación de la injerencia rusa que dirige el fiscal especial Robert Mueller.

Gráfico: La Razón de México

McGahn, quien aceptó ser interrogado por el equipo de Mueller, amenazó el año pasado con renunciar si Trump seguía presionando por la destitución del fiscal.

Hace poco más de una semana el diario New York Times informó que McGahn estaba colaborando con la investigación de Mueller.

Trump insistió en ese momento que su asesor jurídico no era una “RATA” y acusó al equipo de Mueller de “buscarse problemas”.

Comparó a McGahn con John Dean, el consejero jurídico del presidente Richard Nixon durante el escándalo Watergate.

Dean colaboró con los fiscales y ayudó a derribar la presidencia de Nixon en 1974, aunque fue a prisión por obstrucción de justicia.

Emmet Flood, quien ingresó a la Casa Blanca en mayo como asesor en relación con la investigación de Mueller, es considerado un candidato principal para suceder a McGahn.

En los 19 meses que ha estado en la Casa Blanca, la relación entre el presidente y McGahn ha sido difícil, pues no pudo evitar que el fiscal general, Jeff Sessions, se recusara hace un año de la investigación del Departamento de Justicia.

Ambos se enfrentaron en junio pasado luego que Trump le pidiera despedir a Robert Mueller, aunque se retractó después de que McGahn amenazó con renunciar en lugar de cumplir con la orden del presidente.

Compartir