Trump, en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, el 23 de enero. Foto: AP

El presupuesto para el 2019 de 4.4 billones de dólares presentado ayer por Donald Trump refleja el deseo del gobierno del presidente de centrarse en “Estados Unidos primero” (America first, en inglés) y frenar el gasto en exteriores como evidencia el drástico recorte de 32 por ciento en el máximo órgano de la diplomacia estadounidense.

Además, las nuevas cuentas piden recortes en programas nacionales como el Medicare y el gasto en exteriores mientras busca un fuerte aumento en el gasto militar y la financiación de un muro en la frontera con México.

La propuesta de presupuesto para el próximo año fiscal, que fue presentada y que aún deberá someterse a la aprobación del Congreso, contempla un recorte de 17 mil 831 millones de dólares en los fondos para el Departamento de Estado, que pasa de contar con 55 mil 632 millones en 2017 a sólo 37 mil 801 para 2019.

  • El Dato: Ese proyecto de ley, que el presidente Trump convirtió en estatuto la semana pasada, aumentaría el gasto militar en 195 mmdd en los próximos dos años.

Este recorte contrasta con el incremento de fondos destinado al Departamento de Defensa, el cual ya ha recibido el visto bueno del Senado para una partida de 716 mil millones de dólares para el presupuesto del próximo año. A pesar de que los ingresos tributarios se desplomarán en 3.7 billones de dólares durante la próxima década en relación con las estimaciones “base” del año pasado, según proyecta el plan presentado, Trump está solicitando un récord de 686 mil millones para el Pentágono, aumento récord de 13 por ciento en comparación al presupuesto del año pasado.

Trump se centró en el aumento del gasto que favorece en lugar de los déficits que él y otros republicanos se han comprometido a reducir. “Vamos a tener el ejército más fuerte que hemos tenido, de lejos. En este presupuesto nos ocupamos de los militares como nunca antes se había tenido en cuenta”, aseguró el magnate.

”El presupuesto refleja que nos encontramos contra adversarios y competidores políticos, económicos y militares que nos han llevado a ajustar nuestra estrategia de seguridad nacional”, señaló Trump en el prefacio de la propuesta presupuestaria de la Casa Blanca.

El presupuesto de Trump anuncia una era de déficits federales de un billón más de dólares y, a diferencia del plan que lanzó el año pasado, nunca llega a prometer un balance equilibrado incluso después de 10 años. Al contrario, las cuentas de Trump continuarían sumando 7 billones en la próxima década. Los déficits crecientes reflejan, en gran parte, el impacto de la bajada de impuestos aprobada el año pasado, que se prevé que haga que los ingresos tributarios federales caigan en picada.

También en la columna de recortes se encuentra la Organización Mundial para la Salud (OMS), que sufre una considerable reducción cercana a 50 por ciento, que pasaría de recibir 111 mil 402 millones de dólares en 2017 a 58 mil 176 millones en 2019. La asistencia para migración y refugiados también se verá reducida en el nuevo presupuesto, al pasar de tres mil 366 millones de dólares en 2017 a dos mil 800 millones en 2019.

La propuesta también exige una revisión de la Medicare y la Medicaid, programas de salud financiados por el gobierno que son muy populares. Trump se comprometió en la campaña electoral a dejarlos intactos, pero el plan presupuestario argumenta que pueden hacerse más eficientes sin perjudicar a los destinatarios.

Los recortes propuestos provocaron una reprimenda del principal demócrata en el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, John Yarmuth. “Estos recortes a inversiones federales críticas son tan extremos que sólo pueden reflejar un desdén hacia las familias trabajadoras y una total falta de visión para una sociedad más fuerte”, dijo en un comunicado.

Hospitalizan a la esposa de Trump Jr.

La nuera del presidente Donald Trump fue llevada a un hospital de Nueva York porque se sintió mal después de abrir un sobre que tenía polvo blanco, informó ayer la policía.

Las pruebas preliminares indican que no era nociva la sustancia que tocó Vanessa Trump, de 40 años y esposa de Donald Trump Jr.

La mujer llamó a la línea de emergencias ayer por la mañana al abrir un sobre dirigido a su esposo en el apartamento de la pareja en Manhattan. La mujer dijo que había tosido y que sentía náuseas, dijo la policía. No está claro de qué sustancia se trataba.

El Servicio Secreto y las agencias del orden en Nueva York están investigando un paquete sospechoso dirigido a una personalidad protegida hoy en Nueva York. Esa investigación está en curso y no podemos hacer más comentarios sobre el tema”, dijo en un comunicado el agente del Servicio Secreto Jeffrey Adams.

Vanessa Trump, una exmodelo, y Donald Trump Jr. tienen cinco hijos, ninguno de los cuales estaba en casa en el momento del incidente.