• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Trump, en un mitin en Olentangy Orange High School en Lewis Center, Ohio, el pasado sábado. Foto: AP
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Archivo.

El primer conjunto de sanciones contra Irán, que habían sido mitigadas temporalmente por un histórico acuerdo nuclear, entraron nuevamente en vigencia ayer, bajo un decreto del presidente Donald Trump y su blanco son las transacciones financieras en dólares, el sector automovilístico iraní y la compra de aviones comerciales y oro, entre otros metales. Otras sanciones dirigidas contra el sector petrolero y el banco central entrarán en vigencia a principios de noviembre.

En un tuit en las primeras horas de ayer, Trump manifestó que la reimposición de sanciones significa: “quien tenga negocios con Irán NO tendrá negocios con Estados Unidos”. “Yo quiero la paz mundial, ¡nada más!”, agregó el mandatario estadounidense.

Las amonestaciones elevan la presión sobre la República Islámica a pesar de las declaraciones consternadas de aliados europeos, tres meses después de que Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo internacional que limitaba las actividades nucleares de Irán.

Trump declaró que el acuerdo de 2015 fue “horrible”, ya que permitió al gobierno iraní contar con abundantes fondos para impulsar el conflicto en Medio Oriente.

Irán acusó a la nación norteamericana de violar el acuerdo, firmado por el gobierno de Barack Obama, y de provocar los recientes trastornos financieros. Los aliados europeos dijeron que “deploran profundamente” la medida estadounidense.

Ante la inminencia de las sanciones, Trump manifestó el pasado lunes en un comunicado: “exhortamos a todas las naciones a tomar medidas que expresen claramente que el régimen iraní debe optar: o cambia su conducta amenazante y desestabilizadora y se reintegra a la economía global o sigue por un camino de aislamiento económico”.

Gráfico: La Razón de México

Los que no reduzcan sus lazos económicos con Irán “se arriesgan a sufrir consecuencias graves”, amagó el republicano. A los europeos no les gustó.

La responsable de política exterior de la Unión Europea animó ayer a las empresas a hacer más negocios con Irán, a pesar de las nuevas sanciones anunciadas la víspera por Estados Unidos, argumentando que Teherán ha cumplido con sus compromisos pactados en el acuerdo nuclear firmado con varios países.

  • El Dato: Las amonestaciones reanudadas ayer contra Teherán apuntan al acceso a los billetes estadounidenses.

Depende de los europeos decidir con quién quieren tener nexos comerciales, afirmó Federica Mogherini durante un viaje a Wellington, Nueva Zelanda. “Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para mantener a Irán en el acuerdo, para que Irán siga gozando de los beneficios económicos que el tratado brinda a los iraníes, porque creemos que esto es interés de la seguridad, no sólo para nuestra región, sino para todo el mundo”, declaró la funcionaria. “Si hay una pieza de acuerdos internacionales sobre no proliferación nuclear, debe mantenerse”, agregó.

La automotriz alemana Daimler AG dijo ayer que suspenderá sus “muy limitadas” actividades en Irán. A inicios de 2016, la empresa anunció planes para la producción local de camiones y la cooperación con un socio iraní.

…Y ordena a Kim apurar la desnuclearización

El asesor en Seguridad Nacional del gobierno de Estados Unidos, John Bolton, aseguró ayer que Corea del Norte no ha hecho ningún progreso hacia el desarme nuclear, a dos meses de la histórica cumbre entre el presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, en la que se acordó avanzar hacia la desnuclearización.

En una entrevista con la cadena Fox News, Bolton dijo que “Estados Unidos cumplió con la declaración de Singapur; es Corea del Norte la que no ha tomado los pasos que creemos necesarios para la desnuclearización”.

“La idea de que vamos a relajar las sanciones basados sólo en lo que Corea del Norte dice, creo, es algo que no está bajo consideración”, explicó Bolton. “Vamos a seguir aplicando una presión máxima sobre Norcorea hasta que se desnuclearicen, como hacemos con Irán”, agregó.

Las declaraciones del asesor, uno de los hombres más cercanos a Trump, cae como un fuerte contraste al optimismo que Washington ha demostrado desde la cumbre de Singapur.

Compartir