• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Omarosa camina detrás de Trump en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca, en 2017. Foto: AP
Omarosa camina detrás de Trump en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca, en 2017. Foto: AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó ayer “perra” a Omarosa Manigault Newman, en una escalada verbal contra su exasesora y otrora “aprendiz” en su reality show, justo cuando se publica un explosivo libro de ella acerca de su experiencia en la Casa Blanca.

“Cuando le das a una desgraciada enloquecida y llorosa una oportunidad y le das un puesto en la Casa Blanca, parece que no funcionó. ¡Bien hecho, general Kelly, por despedir rápidamente a ese perra!”, tuiteó ayer el mandatario.

Omarosa, como todos la llaman, lanza sus memorias en medio de un escándalo de grabaciones secretas y acusaciones cruzadas, tras dejar en enero su trabajo de 180 mil dólares anuales como asistente del mandatario.

Esta mujer de raza negra en el entorno del presidente estadounidense acapara titulares desde hace días, tras divulgar conversaciones privadas con el presidente y con su jefe de gabinete, John Kelly, abrebocas de un libro en el que Trump aparece como racista, mentiroso, misógino y fóbico de los gérmenes.

Trump, a quien Omarosa acompaña desde hace 15 años —primero como concursante en su programa de TV, El aprendiz, luego como entusiasta militante de su campaña electoral y más tarde como una de sus asistentes—, ya la había tildado de “delincuente” tras conocerse el audio de cuando Kelly le comunicó el despido, aparentemente en la blindada sala de crisis de la Casa Blanca.

El único gran defecto de carácter de Donald Trump, como líder y ser humano, es su completa y total falta de empatía. Nada tiene más significado para Donald que él mismo”

Omarosa Manigault Newman

Exasistente de Donald Trump

Después le dijo “chiflada”, “maliciosa”, “no inteligente”, “desagradable” y “perdedora” al difundirse el pasado lunes una conversación entre ambos, luego de su salida de la oficina de relaciones públicas de la Casa Blanca. 

Pero ayer Trump intensificó la andanada de insultos a un nivel raramente visto incluso en él; nada propenso a escatimar epítetos contra sus críticos.  “Cuando le das un respiro a una loca y llorona delincuente y le das un trabajo en la Casa Blanca, supongo que simplemente no funciona. ¡Buen trabajo del general Kelly por echar rápidamente a esa perra!”, tuiteó el mandatario.

Su comentario provocó críticas en filas propias y ajenas. “Este tipo de lenguaje es impropio de un presidente de Estados Unidos. No hay excusa para eso y los republicanos no deberían estar de acuerdo”, dijo el senador republicano Jeff Flake.

“¿Cómo se atreve el presidente a llamar a Omarosa o cualquier mujer negra, perra?”, dijo indignada la congresista demócrata Frederica Wilson.

Trump advirtió a su exasesora que hay un acuerdo de confidencialidad y, según medios estadounidenses, el equipo del presidente pretende llevarla a juicio por incumplirlo. “No creo que lo haya violado”, subrayó Omarosa en MSNBC.

La exasesora advirtió que tiene más audios e incluso sugirió que Trump fue grabado diciendo insultos raciales. En una grabación emitida por CBS News se escucha a quien parece ser ella y otros asistentes de campaña tramando cómo aplacar eventuales daños si se revelara una cinta así.

“Cuando le das a una desgraciada enloquecida y llorosa una oportunidad y le das un puesto en la Casa Blanca, parece que no funcionó. ¡Bien hecho, general Kelly, por despedir rápidamente a ese perra!”

Donald Trump

Presidente de Estados Unidos

Katrina Pierson, una de las participantes en esa charla, negó la versión de Omarosa de esa conversación en el libro, en una entrevista para Fox News realizada antes de que CBS emitiera el audio.

Presentado como “un libro de lectura obligatoria” para cualquier ciudadano, Desquiciado: un reporte desde el interior de la Casa Blanca de Trump está disponible desde ayer en librerías y plataformas digitales.

Omarosa describe al presidente como un “amigo”, pero lo ataca implacablemente. “El único gran defecto de carácter de Donald Trump, como líder y ser humano, es su completa y total falta de empatía”, escribe. “Nada tiene más significado para Donald que él mismo”, asegura, señalando que Trump duerme separado de su esposa Melania y llevó una cama de bronceado a la Casa Blanca.

Para Omarosa, además, Trump podrá ser un empresario brillante, pero es un “analfabeto funcional”, propenso al “olvido” y la “frustración”, y está en un estado de “declive mental” que “no se puede negar”.

Omarosa al magnate: “No me va a intimidar”

La exasistente de la Casa Blanca, Omarosa Manigault Newman, aseguró ayer que el presidente Donald Trump “no la callará”, y mantuvo una postura desafiante, mientras su altercado con el mandatario pasa de las palabras a un posible conflicto legal.

En una entrevista con The Associated Press, Manigault Newman, quien está promoviendo un libro acerca del periodo que trabajó para el gobierno de Trump, manifestó que cree que la campaña del presidente estaba tratando de evitar que ella cuente su historia. “No me intimidarán; Donald Trump no me va a intimidar”, dijo a AP.

Pero Manigault Newman siguió criticando a Trump, insinuando que es inapto para ser presidente y que está fomentando división racial intencionalmente. También acusó al presidente de usar sus mítines políticos para sembrar discordia; e incluso insinuó que Trump está fomentando la violencia.

Al hablar de las diferencias con el presidente, dijo: “Yo quiero ver a este país unido, en vez de dividido. No quiero ser testigo de una guerra racial, tal como lo quiere Donald Trump”.

Compartir