• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Twitter afirmó que reorganizó su estrategia para combatir a los abusivos trolls de Internet y que usará señales de comportamiento para identificar a los hostigadores y luego limitar la visibilidad de sus tweets.

Las reglas de Twitter ya prohíben el abuso, y puede suspender o bloquear a los infractores, una vez que alguien los informa. Los usuarios pueden silenciar a las personas que consideran ofensivas.

El presidente ejecutivo, Jack Dorsey, dijo que Twitter ahora trataría de encontrar cuentas problemáticas al examinar el comportamiento, como la frecuencia con la que las personas tuitean sobre cuentas que no las siguen o si han confirmado su dirección de correo electrónico.

Los tweets de esas cuentas aparecerán más bajos en ciertas áreas del servicio, como los resultados de búsqueda o las respuestas, incluso si no se ha encontrado que los tweets violen las reglas.

“Queremos quitarle la carga del trabajo a las personas que reciben el abuso o el acoso”, dijo Dorsey en una conferencia de prensa con reporteros. Los esfuerzos anteriores para combatir el abuso “se sentían como Whac-A-Mole”, agregó.

Los tweets no se eliminarán por completo en función de las señales de comportamiento, dijo Dorsey.

En las pruebas, el nuevo enfoque dio como resultado una disminución del 4 por ciento en los informes de abuso, originados en los resultados de búsqueda y una disminución del 8 por ciento en los informes de abuso de las conversaciones que tienen lugar como respuestas a los tweets, según la compañía.

La mayoría de los abusos provienen de una pequeña cantidad de cuentas que tienen un impacto desproporcionado.

Las redes sociales, como Twitter y Facebook, están bajo presión para eliminar a los agresores, muchos de los cuales se dirigen a las mujeres y las minorías. Muchas mujeres no pueden expresarse libremente en Twitter sin temor a la violencia, dijo Amnistía Internacional en un informe en marzo.

La reducción del abuso también podría ayudar a los negocios de Twitter. Si más personas se registran y pasan tiempo en el servicio, los especialistas pueden comprar más anuncios en él.

En marzo, Twitter solicitó propuestas de académicos para ayudar a medir la “salud de las conversaciones públicas”. y la red social recibió 230 propuestas.