• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Las autoridades de la Ciudad de México lo han detenido y encarcelando cuando menos en cuatro ocasiones. Se le ha acusado de robo, secuestro y delitos contra la salud. En 2015 fue enviado a un penal federal, pues se le señaló como uno de los reos que encabezó la pugna por el control de droga dentro de la cárcel, lo que desató una ola de violencia en la delegación Iztapalapa, donde incluso se dejó el cuerpo de un hombre colgado de un puente, además de diversos narcomensajes… aun así está libre.

Se llama Sergio Flores Concha, lo apodan El Tortas y es considerado uno de los responsables de las recientes ejecuciones registradas en la ciudad, vinculadas al grupo delictivo La Unión de El Betito.

De acuerdo con información obtenida por las autoridades, Flores Concha es quien presuntamente organizó, desde hace unos meses, lo que llamó la Fuerza Anti-Unión.

Se trata del grupo que desde enero a la fecha se ha adjudicado al menos cinco asesinatos de integrantes de esta banda delictiva, que encabeza Roberto Moyado Esparza, El Betito o El Chaparro de La B.

Entre sus homicidios está el de su jefe de sicarios, Iván García Llerena, El Pulga; y su jefe de extorsionadores, Omar Sánchez Oropeza, El Gaznate.

La Razón obtuvo las fichas de cada uno de los momentos en que El Tortas fue encarcelando. Su ficha delictiva detalla que ha estado preso en el Reclusorio Sur, Oriente y en un penal federal. La primera ocasión en que lo apresaron fue en 1995, por robo y delitos patrimoniales.

  • El Dato: El Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, dijo ayer que se está ganando la batalla al narcomenudeo al desarticular bandas y eliminar almacenes de droga.

En noviembre de 2015 las autoridades capitalinas solicitaron a las federales que se lo llevaran a una cárcel de mayor seguridad. Y es que descubrieron que desde su celda, en el Reclusorio Oriente, hacía llamadas telefónicas para ordenar crímenes en el exterior.

Se le vinculó entonces con el asesinato de un hombre que dejaron colgado en el Puente de la Concordia.

Originario de la colonia Guerrero, en la delegación Cuauhtémoc, con domicilio en la calle Moctezuma, El Tortas estudió hasta sexto grado de primaria. Cada ocasión en que lo han encarcelado, asegura que es comerciante.

Las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) saben que la manta que apareció el pasado domingo, junto con dos cuerpos descuartizados en la colonia Nonoalco Tlatelolco, iba dirigida a él. Ahí se lee su nombre y su apodo, junto a su fotografía.

Gráfico: La Razón de México

De hecho, los dos hombres que fueron torturados y descuartizados eran conocidos vendedores de droga en la zona de Garibaldi, sitio que precisamente controla El Tortas.

Fue en enero pasado cuando las autoridades capitalinas supieron por primera vez de su grupo Fuerza Anti-Unión. Raptaron a un hombre, lo torturaron y lo dejaron muerto en uno de los estacionamientos que La Unión controla en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En la piel le escribieron un mensaje firmado así: “Fuerza Anti-Unión”. A otro sujeto lo asesinaron y dejaron en Chalco, Estado de México; y a uno más le sacaron los ojos y lo abandonaron dentro de un tambo en el barrio bravo.

De acuerdo con información que han obtenido las autoridades, El Betito secuestró y asesinó al hermano menor de El Tortas. Supuestamente lo raptaron y luego de torturarlo y matarlo en una casa de la colonia Morelos, abandonaron su cuerpo en Chalco.

En venganza, El Tortas y su gente raptaron y mataron a un familiar de El Betito, apenas hace tres semanas.