• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jan Bednarek en el momento justo de su anotación ante Japón, ayer. Foto: AP

La justicia apareció en Rusia 2018 y no precisamente por el Video Arbitraje (VAR), sino por el pase de Japón a los octavos de final con el criterio de juego limpio.

Gráfico: La Razón de México

Los nipones llegaban a su enfrentamiento ante Polonia como líderes del Grupo H y con un empate se calificarían a la siguiente ronda, pero ayer la pelota no estuvo de su lado en la cancha, pero sí fuera de ella, pues a pesar de que perdieron por la mínima diferencia ante su similar europeo, consiguieron acceder a la segunda ronda, pues aunque toda la primera fase recibieron cuatro tarjetas amarillas y ninguna roja, son el segundo equipo con menos faltas cometidas, con 28; este rubro fue lo que los diferenció de Senegal, conjunto que fue amonestado en seis oportunidades y no tuvo expulsados, pero que en lo que va de la competencia cometió 44 faltas.

Este hecho nunca se había presentado en un Mundial de futbol y con el nuevo reglamento de la FIFA, el conjunto nipón hace historia al convertirse en el primer equipo en conseguir su pase a la siguiente ronda con este modo de desempate, ya que al término de la fase de grupo, asiáticos y africanos igualaron en puntos y en goles, pero no en cartones de suspensión.

Gráfico: La Razón de México

En un duelo muy cerrado y  con la pelota la mayor parte del tiempo en el medio campo, Polonia se despidió de Rusia con un triunfo, que si bien no le sirve para nada, sí lo hace marcharse de una manera más digna, ya que en sus dos primeros cotejos había empatado y perdido, respectivamente.

La única anotación del encuentro fue obra de Jan Bednarek, quien marcó el tanto de los polacos a los 59 minutos, cuando coronó una estupenda jugada a balón detenido.

Rafal Kurzawa cobró un tiro libre hacia el área, donde el defensa del Southampton remató de volea con la derecha.

Desde los primeros minutos los samuráis se vieron insistentes en el arco rival, pues Shinji Okazaki al 12’ remató de cabeza desde muy cerca, tras una asistencia de Yuto Nagatomo con un centro al área.

Robert Lewandowski tuvo la primera opción clara de abrir el marcador al minuto 15 con un remate de derecha. Foto: AP

Un minuto más tarde, Takashi Usami le bajó el balón con la cabeza a Yoshinori Muto, quien sacó un disparo con la pierna derecha desde fuera del área que pasó muy cerca de la portería europea.

Poco a poco los polacos comenzaron a nivelar el cotejo y a pesar de que durante todo el torneo no mostraron buen nivel, su referente Robert Lewandowski se volvió a echar al equipo en hombros y desde fuera del área, con un derechazo al 15’, metió en aprietos a Eiji Kawashima, portero nipón.

Llegó un momento en el  que el partido se convirtió en una mina de patadas por parte de los dos conjuntos y las emociones pasaron a ser tema secundario, pues el trayecto de la pelota se frustró por el gran número de faltas.

El defensa Jan Bednarek anotó el gol del único triunfo de Polonia en el Mundial al minuto 59. Foto: AP

Fue hasta el minuto 32 cuando Kamil Grosicki, por parte de los rojiblancos, con un disparo a balón parado, estuvo cerca de abrir el marcador, pero su disparo fue bien desviado por un zaguero japonés.

El tiempo siguió corriendo y Polonia lucía más peligrosa en el área rival. Rafal Kurzawa remató de derecha, pero su disparo se fue muy elevado y se perdió la oportunidad.

Antes del término de la primera mitad, Japón tuvo otra llegada de los pies de Tomoaki Majino, quien recibió un pase en el corazón del área por parte de Gaku, pero su cabezazo no tuvo buena dirección y se fue desviado.

Para la parte complementaria y con el resultado a su favor, los asiáticos salieron al terreno de juego sin tanta presión, pero aún había 45 minutos en los que si el resultado entre Senegal y Colombia se movía, ellos podían quedar eliminados.

Sin presión y con una mala marca, Jan Bednarek, de Polonia, remató con la derecha dentro del área chica y con un disparo raso por el lado derecho venció al cancerbero.

En los últimos 15 minutos del duelo, los asiáticos prefirieron cerrar el juego y dedicarse a defender. Foto: AP

Ya con la pizarra en su contra, Japón intentó nivelar el encuentro, pero sus llegadas eran escasas y sin mucha eficacia, por lo que el tiempo transcurrió y llegó a su final, esperando que se diera un milagro en el otro partido y así calificar.

Colombia cumplió su objetivo, venció a Senegal y de paso ayudó a Japón, para que, gracias al juego limpio, esté en octavos de final del campeonato.

Gráfico: La Razón de México

Octavos con aroma de café

Colombia logró su objetivo principal en Rusia 2018, pues luego de arrancar con un descalabro ante Japón (2-0), consiguió reivindicarse en sus últimos dos compromisos del Grupo H. Los cafetaleros se apoderaron del pase a octavos de final, tras ganar 1-0 a Senegal con gol de Yerry Mina en un tiro de esquina.

La disputa de los parceros por clasificar se tornó complicada por momentos, pues se toparon con unos senegaleses que no estaban dispuestos a ceder su lugar. Además, al minuto 31, por lesión que ya venía arrastrando, el astro James Rodríguez, tuvo que salir del terreno de juego.

Foto: AP

Una vez más el VAR fue protagonista en el primer tiempo al evitar que se marcara una pena máxima para Senegal y poner en riesgo a los pupilos de José Néstor Pékerman.

La mínima diferencia llegó de nueva cuenta a través de un cabezazo dentro del área, hecho por el defensa del Barcelona, Yerry Mina, quien anotó el gol del triunfo y su segundo en esta Copa del Mundo, ya que la misma fórmula le sirvió a los cafetaleros para abrir el marcador en su partido pasado ante Polonia (3-0).

Con el marcador a su favor y su similar de Japón derrotado ante Polonia, el combinado colombiano se posicionó en el primer lugar del Grupo H con 6 puntos, dejando por debajo a los nipones con 4 puntos.