Universitarios dedican más tiempo a trabajar que a leer o estudiar

En México los padres de familia aportan el 43% del costo de la educación superior de sus hijos, lo cual lleva a muchos jóvenes a trabajar; los estudiantes dedican un promedio de 4.9 horas al día en un empleo pagado, y sólo 2.9 horas a estudiar en casa

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jóvenes hacen fila en la Feria del Trabajo. Foto: Cuartoscuro

En México 92% de los estudiantes universitarios trabajan en empleos parciales para ayudar a sus padres a obtener ingresos extra que les permitan cubrir los costos asociados a su educación y mejorar sus posibilidades laborales, de acuerdo con el estudio “El Valor de la educación. El precio del éxito” de HSBC.

Este porcentaje supera al 83% del promedio global observado en los 15 países en donde se realizó este estudio, el quinto de HSBC para identificar las tendencias de la educación, analizar las esperanzas y temores de los padres de familia respecto a los estudios de sus hijos, así como su comportamiento y hábitos de financiamiento. Este año se incorporaron también las opiniones de los propios estudiantes.

En México el estudio se realizó a través de encuestas a 1,001 padres de familia y 100 estudiantes. En él, los jóvenes dicen gastar a lo largo de su educación universitaria de cuatro años un promedio de 252 mil 046 pesos. De este monto, que considera alimentos, colegiaturas, transporte, libros y otros servicios, principalmente, los padres dicen aportar únicamente el 43% en promedio.

El resto es cubierto por los estudiantes a través de subsidios (becas), préstamos, apoyo de otros miembros de la familia e ingresos o ahorros propios; 8% de los padres dice que los abuelos de los hijos contribuyen también a su educación universitaria.

“Nueve de cada 10 de los estudiantes trabajan en empleos mientras estudian, y para la mayoría, 65%, es por necesidad financiera. No todos los estudiantes trabajan por dinero extra. Muchos se sumergen en el mundo laboral para mejorar sus posibilidades profesionales.

“En México, 46% de los estudiantes trabajan para obtener experiencia que les ayudará a obtener trabajo después de la universidad”, indicó el estudio.

Esta situación, implica que los estudiantes enfrenten un gran reto para equilibrar sus estudios y su trabajo: en un día promedio, los estudiantes en México pasan 4.9 horas al día en un empleo pagado, más tiempo del que dedican a lecturas o estudiando en casa (2.9 horas) o en conferencias o tutorías (1.6 horas).

Las horas dedicadas en México al trabajo remunerado de estos jóvenes superan también al promedio global arrojado por la encuesta, de 3.4 horas al día.

“La mayoría de los padres con un hijo en la universidad preferiría que se concentrara en su educación; el 70% señaló que planea hacerse cargo de los gastos básicos de sus hijos para que ellos puedan enfocarse en sus estudios universitarios”, señala el estudio, el cual refiere también que los padres dicen ya trabajar horas extras, sacrificar días de descanso y pedir préstamos para la educación de sus hijos.

Sin embargo, a pesar del costo y sacrificios involucrados al estudiar la universidad, ambos, padres y estudiantes consultados, coincidieron en que es una inversión que vale la pena.

Esta perspectiva positiva supera incluso el promedio global observado en el estudio.
“Los padres están comprometidos con la educación de sus hijos, pero muchas veces los costos de cursar una carrera de nivel superior pueden exceder sus expectativas. Iniciar una inversión o un ahorro durante la vida laboral activa es fundamental. Y si ellos cuentan con una mayor educación financiera, seguramente la etapa universitaria será más positiva para ambas partes”, dijo Mauricio del Pozzo, Director de Banca Patrimonial y Servicios a Clientes Privados de HSBC México.

Algunos pasos prácticos obtenidos de los hallazgos del estudio para que los padres tomen en cuenta para apoyar la educación de sus hijos son los siguientes:

·        Comience a planear antes
La planeación temprana y el ahorro para la educación puede ayudar a sus hijos a alcanzar su potencial y limitar la tensión en las finanzas familiares. El buscar asesoría profesional puede ayudarle a planear y tomar decisiones mejor informadas.

·        Sea realista sobre los costos
El costo de la educación universitaria de sus hijos puede ser oneroso. Considere todos los gastos al planear cómo los apoyará financieramente durante su educación superior.

·        Infunda buenos hábitos financieros
Ayude a sus hijos a planear y a administrar los gastos de la vida estudiantil aprovechando las herramientas para hacer presupuestos y calculadoras de gastos disponibles en línea.

·        Invierta en ciertas habilidades
Ayude a sus hijos a elegir una ruta educativa que les equipe con habilidades no técnicas necesarias para su lugar de trabajo en el futuro, así como con habilidades específicas para la carrera que elijan.

Otros hallazgos interesantes:
·        El 59% de los padres consultados desearía haber comenzado a ahorrar antes para la educación de sus hijos, si bien un 27% no sabe cuánto le está costando en la actualidad.
·        En México, el 57% de los padres de familia y el 52% de los estudiantes consideran que los idiomas encabezan la lista de habilidades en que debería enfocarse la educación para el 2030; para el promedio global, la prioridad de los padres fue la solución de problemas, con el 55% y la de los estudiantes fue el pensamiento crítico, con el 53%.
·        Los alimentos, las colegiaturas, el hospedaje, el pago de cuentas y el transporte son los principales gastos que cubren los estudiantes en México. De hecho, durante toda la carrera, los estudiantes gastan más en diversión que en libros académicos.
·        Los estudiantes en México dedican 2.5 horas a sus redes sociales, más tiempo que el que dedican a socializar durante el día, con 2.4 horas.

 

kl