Urge detener a los señores de la guerra: Papa

Francisco acudió al centro de detención Paliano, al sur de Italia,
para lavar los pies de decenas de presos como parte de las celebraciones correspondientes al Jueves Santo, tras el ritual, el Pontífice habló sobre la importancia de servir a la sociedad más “marginal y darles esperanza”. Asimismo lamentó que los traficantes de armas lucren con la vida de “miles de hombres y mujeres” que padecen la guerra y llamó a detener la espiral de violencia que se vive en el mundo.

mun18ai.jpg