• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Suárez festeja el primer tanto del encuentro, ayer. Foto: Especial

Con total determinación y dominio, Uruguay se impuso por 3-0 ante su similar de Rusia, la anfitriona del Mundial, que ayer se mostró menos sólida en sus dos primeros encuentros. Los charrúas expusieron las carencias del equipo ruso y de paso dejaron claro que vienen de menos a más; Sochi, donde jugarán los octavos de final como líderes del grupo A, fue el escenario del encuentro.

Si bien durante los dos primeros partidos Rusia se había visto majestuosa y eufórica, ayer la selección sudamericana representó un gran freno, pese a que también los pupilos del Maestro Óscar Washington Tabárez habían dejado dudas en los primeros enfrentamientos.

Los celestes no sólo mostraron precisión y solvencia, sino también se encargaron de romper un puñado de récords, luego de que con dicho resultado, los orientales lograron su tercera clasificación consecutiva a la segunda ronda y sumaron tres victorias en la primera fase e imbatidos.

Foto: AP

Su portero Fernando Muslera llegó a los cien encuentros oficiales con su selección y, además, Edinson Cavani igualó a Luis Suárez como únicos uruguayos que han marcado en tres Copas del Mundo.

Para este encuentro, Tabárez mandó cuatro cambios respecto al anterior partido y le respondieron. Fue solvente Sebastián Coates, sustituto de Josema Giménez, Nandez aburrió a Denís Chéryshev, de Diego Lasalt partió el segundo gol y Lucas Torreira mandó en el centro del campo.

Suárez fue el que comenzó la fiesta, cuando, a los 10 minutos, dispuso de un libre directo al borde del área, lo aprovechó y, desde ese momento, ya le fue todo de cara, con la anfitriona angustiada.

Sin el mediocampista Aleksandr Golovin, Rusia nunca controló el centro del campo, no encontró en ningún momento a Artem Dyzuba o a Chéryshev y eso le generó un déficit. El jugador del Villarreal, revulsivo del local, no pudo nunca con Nandez, y para su mala suerte desvió contra su meta el disparo de Laxalt que supuso el segundo gol; más tarde fue sustituido por Mario Fernandes cuando se produjo la expulsión por doble amarilla de Igor Smolnikov.

Con uno menos, los de casa no tuvieron reacción, pese a que adentraron a Fedor Smolov, el ídolo de la afición, quien no aportó mucho más. Uruguay, por su parte, más relajada, explotó sus bandas y Cavani cerró el marcador casi al 90’.

  • El Dato: La expulsión de Smolnikov, al minuto 36, es la cuarta más rápida por doble amarilla en toda la historia de la Copa del Mundo.

Compartir