• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Javier Jiménez Espriú. Foto: Especial
Javier Jiménez Espriú. Foto: Especial

Quien fue propuesto por el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador como secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, aseguró que para la próxima administración se realizará una reingeniería en el sector aeronáutico del país, en la que contempla una Agencia Federal de Investigación de Accidentes en el Transporte (AFIAT), que ayude a evitar percances como el ocurrido en Durango.

En entrevista al término de su participación en la Asamblea General Conmemorativa del 60 aniversario de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) de México, el próximo funcionario refirió que dicha reestructuración también contempla revisar la dirección de Aeronáutica Civil, así como otras dependencias.

En su discurso como miembro de la Asociación, Espriú aseguró que la próxima administración buscará ayudar a resolver distintos problemas a los que se enfrenta el sector aeronáutico, como la quiebra de Mexicana de Aviación.

Refirió que como parte de dicha compañía, a la cual dirigió brevemente hace más de 20 años, entendió que la marca sería perdurable; y añadió que como parte de uno de los sectores más importantes de la economía del país, ASPA siempre tendrá una relación y una actitud abierta con la SCT.

PILOTOS TEMEN POR SUPERVIVENCIA DE AEROMAR En este mismo tenor, Rafael Díaz-Covarrubias Castillón, nuevo secretario general de ASPA, dijo que dada la complicada situación financiera por la que pasa la línea aérea mexicana Aeromar, se teme por el futuro de la aerolínea, ya que se estarían perdiendo alrededor de mil 300 empleos y 60 rutas.

Mencionó que lo anterior se debe, en parte, a que no se ha logrado concretar la fusión con el conglomerado sudamericano, Synergy Group, debido a que éste sigue estudiando el actual esquema contractual del personal de Aeromar.

Es de recordar que en noviembre de 2016 se anunció la posibilidad de que la firma latinoamericana invirtiera 100 millones de dólares, en principio, por 25 por ciento de las acciones de Aeromar, hasta alcanzar el 49 por ciento de las acciones de la compañía mexicana, pero en 2017, se creía que la transacción se concretaría.

Compartir