• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El mandatario estatal, con trabajadores del agro, ayer. Foto: Especial
El mandatario estatal, con trabajadores del agro, ayer. Foto: Especial

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, encabezó ayer la entrega de infraestructura agrícola, entre tractores, semilla mejorada y otros insumos, que constituyen una inversión pública de 104 millones de pesos, en beneficio de trabajadores del campo y sus familias, en la zona oriente de la entidad.

Los apoyos, que además contemplan el impulso al comercio agropecuario, fueron canalizados a lo largo de 40 municipios de la región, donde el gobernador ratificó su compromiso con campesinos y la intención de su administración para detonar la productividad en esta materia.

Del Mazo Maza, quien estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Agropecuario, Ignacio Beltrán, mencionó que algunas de las comunidades beneficiadas se encuentran en los municipios de Texcoco, Zumpango y Teotihuacán.

El mandatario estatal aseguró que su gobierno busca dar un impulso importante a la productividad de alimentos en las zonas agrícolas con vientres ovinos, gallineros, sementales, maquinaria y apoyos para redes hidráulicas y para hortalizas de traspatio.

  • El Dato: Alfredo del Mazo felicitó a 250 mujeres y hombres que se incorporaron como nuevos profesores tras presentar su evaluación con resultado sobresaliente.

Señaló también que el Estado de México se encuentra entre las primeras nueve entidades con la mayor producción de alimentos en el país, siendo de los principales generadores de tuna, maíz, nopal y xoconostle.

De igual forma aparece en los primeros lugares de producción de flores.

Al reconocer la labor de quienes dedican su vida a la actividad agropecuaria, el Ejecutivo local hizo énfasis en la responsabilidad de los gobiernos para atender al campo y ofrecer garantías a las familias que dependen de esta actividad económica.

Alfredo del Mazo escuchó las demandas en materia de producción de hombres y mujeres dedicadas al campo y las necesidades materiales para realizar una buena labor que, además, permita mantener los índices de competitivad agropecuaria a nivel nacional.

Compartir