• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Aguirre, en su presentación, ayer. Foto: AP
Aguirre, en su presentación, ayer. Foto: AP

El mexicano Javier Aguirre asumió el cargo de nuevo técnico de la selección de Egipto, pese a que está involucrado en una investigación por arreglo de partidos en España.

En Egipto, Aguirre reemplaza al argentino Héctor Cúper, despedido en junio después de que los faraones perdieron sus tres partidos en la primera ronda de la Copa Mundial.

Como en México, hay muchas expectativas y sueños aquí, señaló Aguirre.  Queremos ser una de las mejores selecciones del mundo y tenemos todo al alcance para hacer realidad esos sueños.

La figura del seleccionado es el delantero Mohamed Salah, máximo goleador de la Liga Premier inglesa con Liverpool la pasada temporada.

El presidente de la Asociación de Futbol Egipcia, Hany Abo Rida, dijo que Aguirre firmó por cuatro años, con un sueldo de 1.4 millones de dólares anuales. Cobrará un premio de 500 mil dólares si clasifica a Egipto a la Copa Mundial del 2022.

Tiene una trayectoria respetable e impresionante en España, dijo Abo Rida sobre Aguirre, quien condujo a Zaragoza, Espanyol y al Atlético de Madrid.

La de Egipto será su tercera selección, ya que también estuvo al frente de México en Sudáfrica 2010 y Corea-Japón; y de la nipona, pero no cumplió su proceso.

El primer partido oficial de Egipto con Aguirre será en las eliminatorias de la Copa Africana al recibir a Níger el 7 de septiembre.

En relación a los problemas que tiene con la ley ibérica, fiscales españoles anunciaron en febrero que El Vasco Aguirre podría encarar una condena de dos años de cárcel si se le encuentra culpable dentro de un caso que involucra a un total de 41 futbolistas y exdirigentes. El mexicano ha negado haber cometido un delito, pero Japón le despidió como su seleccionador en 2015, tras ser vinculado con la investigación.

“Todo ha sido aclarado”, dijo Aguirre en una rueda de prensa en El Cairo. “No hay manera que (la investigación) afecte mi trabajo aquí”, aseguró El Vasco resaltando que jugarán  bonito.