• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Pietro Parolin, en un evento en julio pasado. Foto: Especial
Pietro Parolin, en un evento en julio pasado. Foto: Especial

El cardenal secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, aseguró que la Santa Sede está lista para colaborar con el nuevo gobierno de México, y consideró que el país tuvo “un gran cambio” con la elección presidencial que ganó Andrés Manuel López Obrador.

Parolin aseguró que existen “muchos ámbitos” en los cuales se puede establecer “una sinergia” , siempre respetando las debidas distinciones entre la Iglesia y el gobierno.

“Nosotros estamos abiertos a cualquier gobierno, la disposición de la Santa Sede es siempre de apertura y de colaboración, también con el nuevo gobierno mexicano”, indicó.

Y agregó que la Iglesia espera que dicha apertura se convierta en hechos concretos para alcanzar la paz, “porque a final de cuentas todos trabajamos por el mismo objetivo”.

Además, recordó que durante tantos años estuvo en el poder un solo partido y aunque hubo alternancia, reconoció que en los términos en los cuales se dio la pasada elección, “es la primera vez”.

  • El Dato: En julio, el Vaticano desmintió la posibilidad de participar en los foros de pacificación, propuestos por López Obrador.

Sostuvo que la expectativa es “poder trabajar juntos”, algo que la Santa Sede siempre manifiesta a un gobierno que es electo y asume el poder.

Expuso que todos los gobiernos trabajan por el bien de su país y la Iglesia está al servicio de la gente, por eso destacó que existen ámbitos de colaboración, aunque también pidió prudencia porque “cada gobierno tiene sus características”.

Apenas el miércoles fue inaugurada la iniciativa “Manos del mundo en el Vaticano”, con la que artesanos de Quintana Roo podrán vender sus productos en stands dentro de los Museos Vaticanos.

El cardenal subrayó la importancia de esta iniciativa, que llegó a su quinta edición, y la calificó de “oportuna”, porque sirve para conocer la riqueza y la diversidad de México. Al mismo tiempo destaca este vínculo, porque una de las riquezas de México es justamente su patrimonio católico y vida cristiana. No puede sino ser fecundo de buenos frutos”, enfatizó.