• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Javier Rodríguez Valladares, en imagen de archivo. Foto: Especial
Javier Rodríguez Valladares, en imagen de archivo. Foto: Especial

Compañeros de trabajo de Javier Enrique Rodríguez Valladares, camarógrafo del Canal 10 de noticias en Cancún, Quinta Roo, no descartaron que el homicidio se haya tratado de “una confusión”, toda vez que él, en sus tiempos libres, se dedicaba a la compra y venta de automóviles.

“Se dedica a la compra y venta de autos, nada ilícito; aparentemente le hablaron para comprarle un auto, él asistió a esta entrevista y lamentablemente lo confundieron con el comprador de autos; es lo que hasta ahora sabemos”, comentó uno de sus compañeros de trabajo, quien prefirió guardar el anonimato.

La fuente refirió que Javier se despidió como todos los días y salió a la Playa Caleta, en la Supermanzana 29 de Cancún, lugar donde fue asesinado a las 18:11 horas del miércoles junto con otro sujeto. El dinero que ahorró de esta actividad le permitió preparar su boda por lo civil, que sería este viernes, mientras que por la iglesia sería mañana sábado.

Aparentemente le hablaron para comprarle un auto, él asistió a esta entrevista y lo confundieron con el comprador de autos; es lo que sabemos”

Compañero de la víctima

Testimonio anónimo

A decir del consultado, el videorreportero que cubría la fuente turística era “un hombre comprometido con su trabajo, una persona muy tranquila, no se metía con nadie, siempre contamos con su apoyo. Cosas que se le pedían en el canal, él las hacía con mucho gusto”.

Aunque en un principio se afirmó que el homicidio fue a consecuencia de una bala perdida o de una confusión, después se dijo que los homicidas dispararon varias veces, además de que se llevaron su vehículo y teléfono celular.

El crimen generó indignación en el gremio periodístico de la entidad, ante la afirmación de la Fiscalía en el sentido de que Rodríguez “se encontraba fuera de su horario laboral y sin uniforme, por lo que, por el momento, se descarta que su fallecimiento sea un ataque directo a la libertad de expresión”.

Compartir