VIDEO: cinco perros emblemáticos que jamás serán olvidados

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

En el marco del Día del Perro, te dejamos a cinco caninos que han conmocionado al mundo al rescatar vidas y al demostrar su lealtad sin condiciones a los seres humanos.

Frida

La perrita Frida cautivó a todos los mexicanos por su ayuda en el rescate de personas atrapadas debajo de los escombros tras el sismo del pasado 19 de septiembre que dejó 369 muertos.

Tiene ocho años de edad y desde cachorra fue entrenada por la Armada de México para rescatar a personas que son víctimas de desastres naturales, según información de la Marina.

En su currículum cuenta con 52 localizaciones en estructuras colapsadas y deslaves, de los que 12 personas fueron halladas con vida.

La perra rescatista ha participado también en misiones internacionales. Frida estuvo en Haití en el devastador terremoto del 12 de enero de 2010, fue movilizada para el rescate de víctimas en un alud en Guatemala en 2012 y en el terremoto de Ecuador de 2016.

El canino y su entrenador han quedado inmortalizados en una escultura de bronce elaborada por Alberto García Nava y Will Carachure Vielma y fundida por Antonio Vielma, que estará ubicada en el Parque Ecológico situado en el Estado de Puebla.

Hachikō

Fue un perro japonés de raza akita, recordado por esperar a su amo, el profesor Hidesaburō Ueno, en la estación de Shibuya durante 10 años después de la muerte de este.

El perro acompañaba a la estación para despedirse allí todos los días del profesor cuando éste se iba al trabajo, y al final del día volvía a la estación a recibirlo.

Sin embargo, un día el profesor sufrió un hemorragia cerebral mientras daba sus clases en la Universidad de Tokio y murió.

Esa tarde Hachikō corrió a la estación a esperar la llegada del tren de su amo, y no volvió esa noche a su casa. Se quedó a vivir en el mismo sitio frente a la estación durante los siguientes 10 años de su vida.

El 9 de marzo de 1935, Hachikō fue encontrado muerto frente a la estación de Shibuya. En su honor se erigió una estatua de bronce en dicha estación.

Laika, la perrita astronauta

Fue una perra espacial soviética que se convirtió en el primer ser vivo terrestre en orbitar la Tierra. Lo hizo a bordo de la nave soviética Sputnik 2, el 3 de noviembre de 1957.

Laika, era una perrita callejera, originalmente llamada Kudryavka y fue sometida a entrenamiento con otros dos perros, y finalmente fue elegida como la tripulante de la nave espacial soviética Sputnik 2.

La canina murió al sexto día en órbita ya que se quedó sin oxígeno, sin embargo, el experimento demostró que es posible que un pasajero vivo sobreviva al ser puesto en órbita y soportar la microgravedad.

El 11 de abril de 2008, las autoridades rusas desvelaron un monumento a Laika. Este pequeño monumento en su honor fue construido cerca del centro de investigación militar en Moscú que preparó el vuelo de Laika al espacio.

Perro en hospital

Hay otros perros que a pesar de que no han sido reconocidos con un monumento, sus acciones han sido admiradas por el mundo entero, como el canino que fue grabado cuando perseguía la ambulancia en la que era transportado su dueño hacia un hospital.

El amo del animal había sufrido un accidente por lo que requirió ser hospitalizado, sin embargo su mascota no se resistió a dejarlo solo.


Los paramédicos al percatarse de que el perro no dejaba de seguir la ambulancia optaron por subirlo para que acompañara a su amo.

Finalmente el perro se reunió con su dueño dentro de la ambulancia y ambos acaban juntos en el hospital.

Digong

Otra historia que conmovió redes sociales es la del perro Digong, quien ayuda a su amo quien perdió la movilidad de sus piernas a trasladarse en su silla de ruedas.

A causa de un accidente en el que se lastimó la columna vertebral hace varios años atrás, Danilo Alarcón quedó postrado en su silla, sin poder moverse por sí mismo, según información del sitio de noticias Pulzo.

Hace 7 meses a su vida llegó un cachorrito al que nombró Digong y se volvieron inseparables.

En una muestra de su gran corazón, el perro aprendió a empujar la silla de ruedas de su amo, para que pudiera desplazarse por la ciudad de Dávao, Filipinas, de donde son originarios.

Unos días atrás, Faith Revilla logró captar a la mascota de Danilo en acción y compartió las emotivas imágenes por medio de su perfil de Facebook.

 

 

 

 

 

 

cls