VIDEO: The Who pagó su deuda con viaje en el tiempo

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Magnífico e histórico, sólo así puede describirse el concierto que The Who dio la noche del miércoles en la Ciudad de México. La espera fue prácticamente de los más de 50 años que lleva la banda, pero los ingleses pagaron con creces al tocar más de dos horas, no sólo las canciones que tienen programadas en su gira que celebra el medio siglo que llevan tocando, sino que nos regalaron buena parte de la gira de Tommy.

 Con “Can’t  explain” inició la noche tan esperada. Una vista espectacular con un Domo de Cobre a tope. 18 mil 500 asistentes, miles de cabecitas blancas que con Who are you impresionaron a Roger Daltrey con un enorme coro de “Uh, Uh, Uh Uh”. Una banda de rock and roll en toda la extensión de la palabra, claro, ellos son LA historia, esa mitad que queda del orginal The Who, Pete Townsend y Roger Daltrey, acompañados por una buena banda y en la batería el ahijado de Keith Moon, Zak Starkey, el hijo de Ringo Starr.

 Fu todo un viaje. Un viaje en el tiempo a través de las pantallas que proyectaban fotografías de la banda desde la década de los sesenta, así como un viaje musical por las mejores rolas de The Who. Un viaje más por la historia, con imágenes de las guerras contemporáneas. Y otro más con la historia de Tommy, ese muchacho de capacidades diferentes, como se dice ahora.

 Viaje ácido ni más ni menos que con “Acid Queen”, pasando por el genial “Pinball Wizard”. Pero antes, esas en las que el público sorprendió a Daltrey, “I can see for miles”, Join Together, y la apoteosis con “My Generation”, la que unió todas las almas denttro del Palacio de los Deportes en un grito, después llegó la lloradera con “Blue Eyes”.

 La bienvenida de un caballero como Townsend, quien dijo “no me esforzaré por hablar en español, pero sentimos mucho no haber venido antes, pero ahora estamos muy contentos de estar aquí”. Y así con su Fender hizo lo que sabe hacer, y además mostró por fin en persona ese brazo que gira y gira en cada interpretación.

La energía no es vla misma después de los 70 años, pero que bien sigue tocando y que presencia. Fue un sueño hecho realidad.
 Daltrey con sus lentes azules, azorado todavía ya casi a la mitad del concierto, pero ya calentando para dar uno que otro saltito y ya entonces jugar con el micrófono y echarlo a volar como lo ha hecho durante tanto tiempo. Su voz es diferente, pero grandiosa, la cual sabe controlar.

 Los que estaban preocupados por el clásico “cerveza, cerveza” que tanto interrumpe los conciertos, respiraron tranquilos, porque ante los altos decibeles el anuncio de los vendedores realmente nunca se escuchó. Incide, outside, You better bet y el “por qué debo preocuparme?” de Townsend, pusieron eufóricos a los miles de seguidores de la banda que cantaron, bailaron, lloraron y agradecieron que por fin The Who tocó en México.
 Parecía que todo terminó, pero regresaron con “Won’t get fooled again”, después del “I can’t explain”.

[click para ver gráfico
->http://www.razon.com.mx/IMG/mk/infoLR/ENTRE27131016A.jpg]