• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Migrantes esperan para abordar el Aquarius, el lunes. Foto: AP

Italia llamó ayer a consultas al embajador francés, después de que Francia acusara al nuevo gobierno populista italiano de comportamiento “cínico” e irresponsable por negar la entrada a un barco con migrantes rescatados.

En un discurso ante el Parlamento para informar de la situación, el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, exigió una disculpa de París y desafió a Francia a acoger a los migrantes que prometió en un acuerdo de la UE. Mientras, el Aquarius seguía navegando al oeste, hacia España. Algunos de los 629 pasajeros fueron trasladados a otras dos embarcaciones italianas para la travesía.

Italia defiende su decisión de negar la entrada al Aquarius, afirmando que nunca abandonó el barco y que lo está escoltando a Valencia. España ofreció puerto seguro al barco tras el rechazo de Italia y Malta.

Salvini acusa a grupos humanitarios europeos de gestionar básicamente un servicio de taxi para traficantes de personas con sede en Libia y ha dicho que ahora Italia les negará la entrada. Los barcos italianos, sin embargo, siguen pudiendo atracar en sus puertos con migrantes rescatados.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, criticó lo que tachó de cinismo e irresponsabilidad de Italia, al rechazar al Aquarius, gestionado por la organización humanitaria SOS Mediterranee y la ONG fundada en Francia, Médicos Sin Fronteras.

El Elíseo expresó que Francia no quiere “sentar un precedente” que permita a algunos países europeos romper leyes internacionales y contar con que otros Estados de la UE recibirán a los migrantes.

Salvini respondió que Francia rechazó a miles de migrantes que intentaban llegar a Francia por la frontera norte de Italia. El ministro también acusó a este país de haber causado la inestabilidad en Libia, que permitió el florecimiento de las redes de contrabando al liderar la campaña militar de la OTAN en 2011, que llevó a la caída del líder autoritario Moamar Gadafi.

“Italia no puede aceptar lecciones hipócritas sobre inmigración de países que siempre han preferido mirar a otro lado”, afirmó un comunicado de la oficina del primer ministro, Giuseppe Conte.

El Ministerio de Exteriores dijo en un comunicado que había llamado a consultas al embajador francés por las declaraciones francesas del día anterior.

El debate en torno al Aquarius parece una estrategia de Italia para forzar la mano de la UE en la próxima cumbre de jefes de gobierno, que se celebrará el 28 y 29 de junio, en Bruselas.

Barco con 932 inmigrantes llega a Sicilia

Un barco de la Guardia Costera italiana, con 932 inmigrantes a bordo y dos cadáveres, llegó ayer a Catania, en Sicilia, mientras que otra embarcación de una ONG alemana permanece frente a las costas libias, a la espera de autorización para desembarcar en algún puerto.

Los inmigrantes que ingresaron a Catania fueron rescatados el pasado domingo en siete operaciones distintas por embarcaciones de la misión europea EUNavforMed y algunos mercantes, y después transbordados a la patrullera de la Guardia Costera Diciotti. Los rescatados en total fueron 937 inmigrantes y se encontraron dos cuerpos en los botes en los que viajaban.

Durante la travesía hacia Catania se efectuó una primera parada en Lampedusa paraevacuar a cinco de ellos, cuatro mujeres embarazadas y un menor, que inmediatamente fueron  trasladados a hospitales sicilianos.

En este caso, Italia no ha puesto dificultades a la llegada de estos inmigrantes por tratarse de un barco de la Guardia Costera italiana.

Mientras, se registra un caso similar al del Aquarius, ya que un barco de la ONG alemana Sea Watch se encuentra frente a las costas de Libia con 41 supervivientes de un naufragio y los cuerpos sin vida de 12 inmigrantes, en espera de autorización para llegar a algún puerto.