• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Policía mueve el cuerpo de una de las víctimas, ayer. Foto: AP

Benjamín Herman había salido el lunes en la noche de prisión. Tenía permiso para alistar su reinserción, pero en lugar de eso se preparó para atentar en contra de la policía belga. Ayer, en la mañana, el agresor apuñaló a dos agentes, luego tomó sus armas de servicio y las mató. También asesinó a un joven de 22 años en Lieja, el corazón comercial y cultural al este de Bélgica, en un ataque que la policía investiga como atentado terrorista.

Luego, el delincuente irrumpió en el centro educativo Léonie de Waha, donde tomó como rehén a una trabajadora. Los policías abatieron al atacante cuando salió de este centro educativo disparando contra los agentes, precisó el fiscal belga Philippe Dulieu.

Gráfico: La Razón de México

La fiscalía federal, encargada de casos de terrorismo, asumió la investigación, “ya que existen elementos que van en la dirección de un atentado terrorista”, aseguró  su portavoz, Eric Van Der Sypt.

Según el diario La Libre Belgique, el autor gritó “Allahu Akbar” (Alá es grande). Preguntada por esta información, la fiscal de Lieja, Catherine Collignon, manifestó que no sabían nada por el momento.

“Paré justo delante del colegio donde ha entrado. Vi a un hombre corriendo con una pistola en la mano, entró en el colegio y cerró la puerta. Me agaché en mi asiento para esconderme. Menos de dos minutos después llegó la policía y nos desalojó de nuestros vehículos. Lo dejé en medio de la carretera y salí corriendo. Vi a una mujer llorando decir que habían matado a su hijo en el coche. Todo el mundo corría. A mi lado había un autobús lleno de pasajeros, bajaron y salieron corriendo”, declaró a El País Mathia Argento, testigo del atentado.

“Violencia cobarde y ciega en Lieja. Todo nuestro apoyo a las víctimas y sus familias”, tuiteó el primer ministro belga, Charles Michel, en cuyo país los policías y militares han sido objeto desde 2016 de varios ataques.

Vi a una mujer llorando decir que habían matado a su hijo en el coche. Todo el mundo corría. A mi lado había un autobús lleno de pasajeros, bajaron y salieron corriendo”

Mathia Argento

Testigo del atentado

Una fuente del Ayuntamiento de Lieja precisó que las dos agentes trabajan en la policía local, aunque no precisó ni su edad ni su identidad.

Un perímetro de seguridad se instaló alrededor del bulevar de Avroy. A mediodía, los padres de los alumnos del centro Léonie de Waha acudían aterrorizados a buscarlos a este centro educativo.

Julie Fernández, la madre de un niño de 7 años y diputada federal, confirmó que todos los menores están bien. “Los de primaria e infantil no vieron nada, fueron evacuados por la parte posterior del colegio”, explicó a AFP.

Los de primaria e infantil no vieron nada, fueron evacuados por la parte posterior del colegio

Julie Fernández

Madre de niño de la escuela en la que se atrincheró el agresor

El alcalde de Lieja, Willy Demeyer, explicó a los periodistas que se avisó a los padres para que acudieran a recoger a sus hijos y que el centro permanecerá cerrado hasta mañana, para preparar la atención psicológica.

El OCAM, organismo belga que evalúa la amenaza terrorista, decidió este martes mantener el nivel de alerta 2, correspondiente a una amenaza “improbable” y en el que se encuentra desde enero tras tres años principalmente en nivel 3.

Bélgica fue blanco de un atentado terrorista reivindicado por el Estado Islámico (EI) en marzo de 2016, en el que perdieron la vida 35 personas en el metro y aeropuerto de Bruselas.

Gráfico: La Razón de México

El último ataque considerado como “terrorista” se produjo en agosto, cuando un hombre de 30 años de origen somalí atacó con un cuchillo a dos soldados al grito de “Allahu Akbar”, en el centro de Bruselas. Un soldado resultó herido leve y el autor fue abatido.

El 6 de agosto del 2016, un argelino residente en Bélgica atacó con un arma blanca a dos policías, ante el ayuntamiento de Charleroi (sur) al grito de Allahu Akbar. Antes de ser abatido, los hirió en la cara y el cuello.

En septiembre del 2016, en Molenbeek, barrio de Bruselas considerado como un semillero del islamismo radical, dos policías fueron apuñalados sin resultar heridos, gracias al chaleco antibalas que llevaban.

 

Los cuchillos, nueva arma yihadista

Cuchillos, machetes y navajas. El terrorismo islámico está diversificando sus ataques en Europa, pero principalmente el arma utilizada para asesinar.

  • El ataque con arma blanca era una modalidad que aún no se había visto en el terrorismo contra los países occidentales hasta 2016, aunque se conoce que en Oriente Medio es una táctica popular.
  • Los rifles de asalto y las bombas habían sido los instrumentos más comunes utilizados por los terroristas, sin embargo, en los últimos ataques han sido sustituidas por otras menos usuales.
  • El objetivo que se persigue es el mismo: sembrar el terror y mandar un mensaje de odio. Los yihadistas se valen de aquello que tengan a su alcance. Para ellos, el fin justifica los medios.
  • El manual del guerrillero moderno y con pocos recursos ofrece a los potenciales terroristas ideas para atentar desde su casa y con elementos cotidianos. En una de las ediciones de la revista digital se detalla a potenciales terroristas cómo perpetrar un ataque ante la ausencia de armas.