Zetas pagaron fiesta de policías

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Por Juan Ricardo Montoya

Como parte de los sobornos que elementos de diversas corporaciones policiacas de Hidalgo habrían recibido del grupo delictivo Los Zetas –a cambio de protección, realizar secuestros y “levantones”–, destaca la fiesta del Día del Policía celebrada hace casi un año en el auditorio municipal de Actopan.
Al final del convite, amenizado por grupos musicales de renombre, los policías formados en “fila india recibieron su “aguinaldo” de manos de Los Zetas.

Según la declaración del ex policía municipal de Pachuca José Manuel Escobedo, El Oso, que fue agregada a la Averiguación Previa PGR/SIEDO/UEIS/150/2009, la noche del 17 de diciembre de 2008 se llevó al cabo el festejo anual de El Día del Policía.

“Fue en el auditorio de Actopan, Hidalgo, en una cena baile del Día del Policía en que tocaron o amenizaron el baile el grupo denominado Cadetes de Linares y el Grupo Pesado, todo pagado por la organización delictiva de Los Zetas”, dijo El Oso, quien permanece detenido en la SIEDO acusado de intento de secuestro junto con Jesús Garcés Jiménez, El Jarocho, ex director del grupo antisecuestros de la Policía Ministerial.

Declaró que el festejo fue pagado por el jefe de Los Zetas en Hidalgo, un sujeto conocido como “C1”. A la fiesta “sólo asistieron (elementos) operativos sin que se hayan presentado los jerarcas de la organización”. Al final de la cena se realizó el pago de los “aguinaldos” de fin de año. “(Fue) de manera muy rápida, empezando por los municipales que eran mayoría, después no sé a quiénes, porque como yo era municipal, después de haber cobrado nos sacaron del lugar y ya no vi más”.

Por servir de “halcones” o espías del Ejercito y de la Policía Federal los policías municipales de Pachuca, Tizayuca y otros lugares, recibieron como aguinaldo 7 mil pesos en efectivo. Se los entregaron en un sobre amarillo, de los mismos que se usan en las empresas.

Esteban Reyes Hernández, subdirector de la Policía Ministerial; Guillermo Lugo Ávila, El Bebé, quien fungía como titular de la UMAN al igual que a Noé Félix Amador Ibáñez, El Pelos, de la Policía Ministerial son, al igual que Ahuizotl Hideroa, ex titular de la Policía Ministerial, algunos de los altos mandos que fueron vistos recibiendo su “sobrecito”.

Secuestros para Los Zetas

Entre las muchas revelaciones que hizo ante el agente del MP José Manuel Escobedo Delgadillo, El Oso, destacan las acusaciones contra otros policías de realizar secuestros para Los Zetas. Entre los señalados destaca Guillermo Lugo Ávila, El Bebé, ex titular de la Unidad Mixta de Atención al Narcomenudeo, quien tenía como función encargarse de “los chapulines”, “es decir de la gente que vende grapas y otras drogas pero que no pertenecían a Los Zetas”. Según El Oso, Lugo Ávila detenía a “los chapulines” y a veces los ponía a disposición del agente del Ministerio Publico, pero en otras ocasiones los entregaba a Los Zetas”. Para hacerlo, Lugo Ávila era escoltado por elementos de la policía municipal. “Muchas veces –dijo El Oso– me pidió que le pusiera una patrulla que le escoltara para que nadie lo fuera siguiendo o campaneando ya que tenía que entregar al chapulín a los operativos de Los Zetas, por lo que era escoltado hasta los límites de Pachuca.

fdm

Compartir