Monreal hará 5 bulevares con museos, jardines y teatros por $100 millones

Monreal hará 5  bulevares con museos, jardines y teatros  por $100 millones
Por:
  • javier-chavez

El centro geográfico de la Ciudad de México, y particularmente la delegación Cuauhtémoc, cuenta con todo el potencial necesario para ser como Manhattan y convertirse en un referente mundial del desarrollo urbano. Tiene la infraestructura, tiene los museos, tiene el transporte, sin embargo es necesario asegurar que este desarrollo sea sustentable y enfocado en dar servicios de calidad para los ciudadanos, asegura el jefe delegacional Ricardo Monreal.

Por tal motivo, el impulsa la recuperación de espacios, el uso de transporte público y el desarrollo ordenado en esa demarcación, donde, en conjunto con un grupo de profesionales encabezado por el exsecretario de Obras, Jesús Arturo Aispuro, elaboró las propuestas arquitectónicas para rehabilitar con una inversión de 100 millones de pesos cinco corredores más que colocarán a la Cuauhtémoc como uno de los mayores polos de inversión y punto de partida para la “ciudad sitio”, una estrategia de planeación urbana cuyo eje es la sustentabilidad y el aprovechamiento de las ventajas que ofrece el corazón del país.

¿Cuál es la estrategia de mejoras urbanas que implementa en la delegación? Nosotros hemos planteado modernizar la ciudad. Primero, hacerla sustentable. Puede ser como Manhattan. Un lugar donde uno no necesite trasladarse en automóvil o el uso del carro sea mínimo. Planeamos incentivar el transporte no contaminante, la movilidad y tenemos todas las ventajas: la infraestructura, los servicios.

Lamentablemente cuando llegamos vimos que se entregaron muchos permisos, una cantidad indeterminada para desarrollos inmobiliarios. No queremos detener el desarrollo de la delegación, pero sí ordenarlo, orientarlo a ser un desarrollo sustentable en el que tiene que ver la movilidad. En esta “ciudad tipo” tiene que ver la recuperación de espacios públicos, que muchos de los monumentos, parques y jardines los ha perdido la ciudadanía. Están invadidos por comercio ambulante, por personas en situación de calle, por fauna nociva o por basura.

¿La demarcación tiene el potencial para eso? Esta es la delegación que representa el corazón de México y el centro cultural más importante de América. Hay una gran cantidad de museos, de teatros, los monumentos históricos, el Centro Histórico más importante de América lo tenemos en la delegación y lo que tenemos que impulsar es un programa muy amplio de movilidad, de desarrollo sustentable, recuperación de espacios públicos, mejora de servicios urbanos. Yo estoy seguro que todo mundo va a voltear a verla.

La delegación Cuauhtémoc está destinada a convertirse en el lugar más importante de América, por su historia, por su cultura, por su ubicación, por su población y porque está resurgiendo.

¿Hay tiempo para consolidar esta estrategia? Obviamente tres años que tengo no serían suficientes para transformar la Ciudad y esta delegación, pero sí para fijar reglas muy claras para que no vuelva a abandonarse. Yo estoy empeñado en fijar las reglas y las bases firmes para la prosperidad y el desarrollo de la ciudad. Es una ciudad preciosa.

Si se fijan las reglas claras y se obtiene el consenso de los vecinos ellos mismos ya no van a permitir que haya interrupción, cambios o suspensión de estos planes.

¿Existen los recursos para sacar adelante este proyecto? Vamos a licitar todo. La delegación no tiene tanto dinero, pero con ahorro y austeridad vamos a hacer mucho, podemos avanzar en el diseño de este programa para convertir a la delegación Cuauhtémoc en una “ciudad tipo”.

Necesitamos recursos propios y aquí se recaudan recursos propios, pero no se dejan. La delegación produce el 4.6 por ciento del PIB nacional, es decir, lo que produce de riqueza para todo el país son más de 240 mil millones de pesos. Aquí hay 78 mil establecimientos mercantiles que pagan impuestos, hay 12 mil restaurantes y una cantidad impresionante de hoteles y lugares de hospedaje.

Lo injusto es que sólo tenemos un retorno mínimo, de apenas el uno por ciento de lo que produce la delegación, es decir, aproximadamente 2 mil 800 millones de pesos de presupuesto anual, de los cuales 2 mil 100 se destinan a nómina.

Sin embargo tengo un plan en donde participan desarrolladores, empresarios, gobierno federal, gobierno central, gobierno delegacional. Tenemos planes concretos. Incluso ya con diseños muy claros. Por ejemplo, recuperación de los corredores, el de Villalongín, el de Buenavista-Monumento a la Revolución. Las primeras intervenciones que ya estamos iniciando en los próximos días son cinco proyectos de recuperación de espacios del orden de cerca de 100 millones de pesos. Son proyectos muy interesantes porque son la recuperación de parques y jardines que están abandonados y que se dejaron de usar o están invadidos.

Tengo ya diseñada toda una gama de proyectos en los que me apoyan arquitectos, profesionistas, para mejorar el medio ambiente, para fortalecer el Cuauhtémoc Verde, reforestación, movilidad, desarrollo inmobiliario, atender a personas en situación de calle y toda la seguridad pública. Sin la seguridad estarían incompletos todos los planes y programas. La idea es no descansar. Vamos a fijar reglas muy claras.

Es un ejemplo de lo que se puede hacer. Yo quiero demostrar que con honestidad, con rectitud y con eficacia se puede lograr.

¿No se corre el riesgo de sobrepoblar la demarcación? Ahora tenemos un presión inmobiliaria para que no demos paso a un desarrollo depredador que altere la convivencia y armonía vecinal. La delegación Cuauhtémoc se está volviendo muy atractiva para vivir, para invertir, para pasear, para recrearse.

Diario tenemos la presencia de cinco millones de personas y sólo vivimos 600 mil personas en la delegación y trabajan aquí 900 mil. Todo el turismo nacional, todo el turismo extranjero, todos los visitantes tienen por obligada parada la delegación Cuauhtémoc. Por eso la apuesta es por el desarrollo sustentable.