Aristegui-MVS, dichos y hechos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Carlos Urdiales

Ayer el juez Fernando Silva García aplazó la audiencia en la cual debía definir si otorgaba o no el amparo definitivo a Carmen Aristegui para que MVS Radio la reinstale en la emisora y en el espacio que ahora ocupa Alejandro Cacho.

La decisión del juez considerará que el Tribunal Colegiado de Circuito ya opinó, que el amparo no procede.

El pleito Aristegui-MVS será largo. A los abogados Quijano y Cortina, representantes de la periodista, les ocupa que el caso llegue a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hasta la última instancia posible.

En 77 hojas de archivo PDF del expediente quedan expuestos algunos de los puntos que ilustran los alcances y la complejidad de este encontronazo que mezcla ingredientes políticos y mediáticos y afanes personales entre las partes.

Que la base de impugnación fueron los lineamientos que la empresa impuso de manera unilateral y sin aviso previo a la conductora el pasado 15 de marzo. Que el antecedente contractual fue un marco de relación de carácter civil, firmado por las partes el 1 de enero de 2009 con vigencia de un año, renovable en automático hasta que alguno de los firmantes notificara lo contrario.

Que a partir de la firma de ese contrato marco Aristegui adquirió y asumió como periodista el derecho exclusivo de aprovechar profesionalmente, en su carácter de directora editorial y conductora, el lapso temporal de cuatro horas diarias entre las 6:00 y las 10:00 horas de lunes a viernes de cada semana en la dirección de un programa informativo.

Que en tales términos la libertad de la que goza la concesionaria en forma directa y reconocida que en la condición vigésimo segunda, relativa a que EL CONCESIONARIO (del espectro radioeléctrico) gozará de absoluta libertad para programar el canal concesionado ésta, le fue directamente transmitida (a Aristegui) formando con ello parte de su patrimonio temporal de derechos que constituyen un derecho humano a la libertad, libre expresión; capacidad de transmitir y difundir información en su doble vertiente, como elemento y medio de comunicación a una audiencia identificable y medible y a su libertad de trabajo.

Que con el propósito de contar con un espacio permanente para el intercambio de ideas y toma de decisiones, se acordó instaurar un Comité Editorial, que por la naturaleza especial de su relación profesional con MVS funcionó simplemente como un cuerpo consultivo. Así expresado en la demanda original.

En los días finales de esa relación, entre los comunicados en medios impresos que MVS contrataba y las posturas que Aristegui iba fijando en sus micrófonos, hubo un dicho menor pero relevante; “este asunto se resolvía tan fácil como subir una escalera”, dijo la periodista. La oficina de Alejandro Vargas en MVS está en el primer piso, la de Carmen estaba en el segundo.

Subir, no bajar.

urdiales@prodigy.net.mx

Twitter: @CarlosUrdiales