Viernes 10.07.2020 - 20:49

Caso juzgado el del fotorreportero Ruben Espinosa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Nuevo escándalo se cierne sobre el gobierno mexicano: el multihomicidio del pasado viernes, en la capitalina colonia Narvarte, ya se convirtió en cosa juzgada por un sector de opinadores, tuiteros y activistas dispuestos a crear mártires para achacarlos al Estado.

El solo hecho de que entre las víctimas está el fotorreportero Rubén Espinosa, quien declaró ser objeto de acoso en Veracruz, les dio la pauta para afirmar que el móvil del crimen tiene que ver con su trabajo como reportero gráfico. Y de inmediato se insinuó que detrás del asesinato múltiple está el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Incluso, la mayoría de los que promueven esta sentencia olvidaron a las cuatro mujeres víctimas.

Las primeras investigaciones de la Procuraduría capitalina, sin descartar ninguna línea, apuntan que dentro del conjunto de sucesos hubo un robo (un Mustang Shelby 2006) y que los asesinos eran conocidos de sus víctimas. Si esto se confirma, difícilmente se va a creer, pues ya se activó el mecanismo con el que los detractores del Estado desprestigian todo lo que venga de la autoridad, así sea una indagatoria impecable, con pruebas irrefutables.

Como ocurrió, guardando las distancias, con el Caso Iguala

 

Frescos están los rencores del ex presidente Vicente Fox. En una espléndida entrevista que publicó Milenio ayer, acusa a AMLO: “me descompuso todo mi sexenio, descompuso todas las reformas energéticas y más. Ojalá alguien le cobre el precio del tiempo que le ha hecho perder al país y de los recursos que nos ha hecho perder a todos los mexicanos en 18 años. No le encuentro una sola idea inteligente a ese cuate”.

Sin entrar en detalle de cuánta razón podría tener el ex mandatario, lo que cabría preguntar a Fox es por qué entonces ordenó a su procurador Rafael Macedo de la Concha, dar marcha atrás en el juicio contra AMLO por el caso de El Encino, en el que violó un amparo que lo obligaba a regresar un terreno en Santa Fe a sus legítimos propietarios. Porque tanto peca el que mata a la vaca…

 

Igual que en Afganistán se siente el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, quien ruega porque se termine su periodo. No es para menos, pues la entidad comparte con aquel país el nada honroso primer lugar en producción de goma de opio. “Esto pone de relieve la dimensión de la presencia de la delincuencia organizada que se disputa los territorios”, dijo el mandatario, al respecto.

Encima tuvo que remover a su secretario de Seguridad Pública, Constantino González, por la ola de violencia que se desató el pasado jueves en Chilpancingo por el asesinato del comandante David Jesús Urquizo.

Y todavía le faltan ocho meses en el cargo.

 

Banderazo de salida a la elección del 2018 dio ayer el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova. “Para el INE la elección de 2018 ya comenzó y debemos empezar a construir la elección en los dos años que vienen, debemos tener hoy líneas claras para llevar a cabo el próximo proceso electoral”, dijo ayer, sólo por trámite, porque ya hay varios que iniciaron la carrera desde hace meses.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp