El lunes fin a régimen priista

LOS BAZUCAZOS DE UBALDO

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Este lunes veremos la ceremonia del fin del régimen priísta, y el inicio de una incierta transformación sistémica que no pocos perciben como una involución al régimen autoritario de los años 50-60 del siglo anterior, a menos que en las siguientes semanas todo se conduzca confirme a la ley y no se haga a través de votaciones a mano alzada.

En Palacio Nacional, habrá un encuentro inédito entre los presidentes Enrique Peña y Andrés Manuel López y sus respectivos gabinetes. Todos frente a frente, en una demostración de civilidad política y de respeto republicano.

Así comenzará el proceso de transición de un gobierno a otro. El encuentro fue pensado y diseñado para la historia. Para que en el futuro los libros y videos que se encargan de documentar estos hechos muestren a propios y extraños cómo fue el tránsito del largo régimen priísta al de la democratización real de México.

Lo cierto es que la transición comenzó desde el momento en que los candidatos presidenciales perdedores, la misma noche del 1 de julio, reconocieron su derrota y felicitaron al ganador, y de que la autoridad del INE saliera a ratificar ese triunfo que luego fue avalado en una transmisión nacional por el presidente Enrique Peña Nieto.

Ahí se selló la transición.

No sé si como una consecuencia normal de saber que su tiempo se acabó y que viene otro en el cual no tiene la menos posibilidad de influir en su destino y acciones, la actuación del presidente Enrique Peña Nieto ha sido de una clara colaboración con las peticiones y deseos de AMLO.

Tan tersa ha sido su actitud que pareciera sumisión. Yo creo que no lo es. Es simple y llanamente la aceptación de una realidad. Él ya se va y el otro apenas llega. El ya hizo lo que todos sabemos, y el que llega es apenas una gran interrogante.

La decisión de Peña Nieto de abrirse a las peticiones, exigencias, deseos del nuevo presidente es igual para sus colaboradores. Pronto entraron en contacto y en acuerdos para la transición los secretarios de Hacienda, José Antonio González Anaya y Carlos Urzúa y los de Gobernación, Alfonso Navarrete y Olga Sánchez Cordero, así como los de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray y Marcelo Ebrard.

Prácticamente el primero en integrarse a una negociación como parte del Gobierno Mexicano fue el enviado de López Obrador, el economista Jesús Seade, quien desde casi el triunfo de su jefe viaja y se sienta a la mesa del TLC al lado de Ildefonso Guajardo, quien ya tiene meses en ese proceso. En estos últimos 47 días de una transición inédita ha creado la percepción de que el presidente Enrique Peña Nieto ya no gobierna y de que López Obrador ya lo desplazó del poder.

Y es que, en cada uno de estos 47 días anteriores, el tabasqueño ha ocupado los principales espacios en los medios con sus encuentros con empresarios, ingenieros y otros sectores; con sus nombramientos y anuncios de proyectos y programas en curso.

+++

Marko Cortés ante la proximidad para elegir nueva dirigencia nacional, dejó más que claro que hoy el escenario obliga a los panistas a ir al proceso con espadas guardadas.

Es decir, que el objetivo es alcanzar la unidad para convertirse en un partido fuerte que pueda ser la primera fuerza de oposición ante un nuevo régimen de gobierno que se ve a leguas de visos de populismo y autoritarismo.

Cortés quiere ser el nuevo presidente del PAN y sin tapujos ni enredos suelta que él es panista en las buenas y las malas. Y, naturalmente que está listo, si lo eligen para liderar el partido.

Que es un panista hecho en casa, pan del bueno, pan casero y que su mejor carta es su historia en el partido. Eso sí que no niega a sus amigos, Ricardo Anaya y Gustavo Madero, de quienes apoyo en sus diferentes cargos del partido.

La crisis que le pego más que duro al partido blanquiazul, saben que tiene que ser superada con la unidad. Cortes señala la urgencia de encontrarse al interior para después salir al encuentro ciudadano. Basta recordar incluso en el Senado el pleito del propio presidente Ernesto Cordero con tres senadores más contra su coordinador Fernando Herrera. Simplemente quisieron irse por la libre.

El PAN no está tan perdido como el propio PRI, al menos conservaron cuatro gubernaturas de las 9 que estuvieron en juego y actualmente gobiernan 12 estados con 400 municipios. Los tricolores perdieron todo. El blanquiazul llega al Congreso con una bancada que los marca como primera oposición.

+++

Ernesto Cordero alertó ayer a los senadores de Morena a sus dirigentes, sobre el riesgo de meter a una riesgosa debilidad por intentar obtener una austeridad a toda costa.

Indicó que el Senado Mexicano tiene un rol importante en las relaciones internacionales y que a su vez requiere del apoyo de analistas y asesores para avanzar en sacar las mejore iniciativas.

Por lo demás, afirmó, “yo diría que este Senado se ha caracterizado por un manejo eficiente, austero de los recursos y a las pruebas nos remitimos… nosotros vamos a entregar ahorros de cientos de millones de pesos” a quienes llegan.

+++

Raúl Flores, informó que presentarán un recurso de revisión ante la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), correspondiente a la cuarta circunscripción con sede en la Ciudad de México, respecto a la asignación de diputaciones plurinominales al primer Congreso Local de la capital del país que hizo el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

El argumento del dirigente de dicho instituto político para impugnar la resolución de Tribunal local es que no consideró lo que marca la Constitución de la Ciudad de México en el artículo 29 apartado 2 inciso C respecto a la inclusión de las minorías políticas y el precepto de pluralidad que deben prevalecer en una democracia, como claramente se señala en la Carta Magna de la capital.

+++

 

 

Compartir