¿La burbuja liberal?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • gabriel-morales

Uno de los diagnósticos de la derrota de Clinton que he escuchado repetidamente es que “la élite liberal” no tuvo la capacidad de entender la realidad nacional. Esta élite, atrapada en una burbuja, que se concentra en las costas de Estados Unidos, cometió el error de pensar que “lo que es bueno para ella es bueno para todos.”

El primer problema de este argumento, que muchos dirán es de corte semántico, es que no refleja la realidad de los resultados electorales. La palabra élite se refiere, necesariamente, a una minoría selecta; sin embargo, Clinton ganó el voto popular por casi tres millones de votos. Es decir que el problema real no es una profunda división entre la élite y las mayorías, sino la polarización del electorado. Además de ganar el voto popular, Clinton aumentó considerablemente el voto demócrata en Nevada (estado que ganó), Texas, Arizona y Georgia (por mencionar sólo algunos Estados). Es decir que esta “desconexión” ocurrió en lugares específicos del país y con un grupo específico del electorado en Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Más que de una élite liberal desconectada de la realidad, podemos hablar de una mayoría urbana en el país que perdió de vista las demandas de votantes blancos con bajos niveles de educación. Ahora vayamos a la segunda parte del argumento. Si la izquierda fue incapaz de conectar con estos electores eso supone que la derecha ganó porque pudo conectar con ellos. Bastaría entonces con observar lo que hizo la derecha para regresar a estos electores al campo demócrata. Los dos elementos esenciales de la campaña de Trump en esta área fueron una serie de políticas xenófobas (construir un muro, prohibir la entrada de musulmanes) y una serie de promesas económicas (vamos a traer los trabajos de regreso de México y China, la industria del carbón). Esto pone a la izquierda en una encrucijada, pues la xenofobia no es una herramienta que pueda o deba utilizar y prometer regresar trabajos que no existen y que el avance de la tecnología ha consumido sería mentir flagrantemente a estos electores (como hizo Mr. Trump).

Es además riesgoso proponer que la izquierda tiene que redefinir su agenda alrededor de estos electores minoritarios (de 110 millones de votantes, Trump ganó por un margen de 80 mil). Estos electores no pueden definir las políticas del resto del país. La última vez que el partido demócrata intentó hacer esto (durante la presidencia de Bill Clinton) las consecuencias para latinos y afroamericanos fueron terribles. La solución entonces sería promover políticas que beneficien no solamente a estos electores, sino a toda la clase trabajadora (que los incluye) ¿ejemplos? Alza de salarios mínimos, reducir costos de universidades públicas, cobertura de salud universal ¿les suenan estas propuestas? Todas estaban incluidas en la plataforma demócrata. El problema entonces no es la burbuja liberal, que toma decisiones que la benefician sólo a ella. Al contrario, para muchas personas en esta burbuja estas políticas supondrían importantes aumentos a sus impuestos. El problema es el mensaje ¿cómo convencer a estos votantes que éstas, y no reducción de impuestos a los más ricos, la xenofobia y la destrucción del gobierno, son las soluciones a sus demandas?

gmoralessod@gmail.com

Twitter: @gabriel_msod