La última sobre el debate y nos vamos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Luciano Pascoe

Francamente el debate ya ha sido suficientemente discutido y analizado, sé que ya todo mundo dio sus múltiples veredictos, que van desde el triunfo de todos los candidatos hasta la derrota de todos.

Sin embargo hay cuatro ideas que me parecen centrales para cerrar ese tema y seguir a otro cosa en nuestra vida pública, la distribución de los temas corresponde a Estrategia Total, que ha lanzado un exquisito sitio de información política y electoral y que se encuentra en www.estrategia2012.com, muy recomendable para acceder a toda la información relevante de nuestra vida pública.

Cuando no perder es ganar. La gran duda quedo resuelta: Peña Nieto encaró a sus críticos, respondió, dio argumentos, esgrimió sus posturas y, más allá de ciertos deslices la conclusión es clara: no cometió errores y salió medianamente intacto.

El puntero no sólo respondió los ataques de Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador, también se mantuvo en la disciplina del “compromiso” e hizo acusaciones a ambos que siguen en la agenda de análisis mediático de la semana. Es decir los tocó, e impuso la agenda de temas que hoy por hoy sus adversarios siguen contestando, rebatiendo y comprobando. Al no perder, ganó tiempo valioso hacia el día de la jornada electoral.

Un segundo lugar indefinido. Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador dedicaron toda su atención a Peña Nieto y nunca se contrastaron mutuamente. El resultado: algunos ataques bien articulados al puntero, pero poca claridad sobre lo que implicaba la “diferencia” de Vázquez Mota, y el “cambio verdadero” de López Obrador.

Ambos terminaron como empezaron, con una notable confusión sobre quién es el segundo lugar. Y esto no es menor frente a los pocos días de campaña que restan, ante la falta de definición sobre el segundo lugar, el voto útil anti priista está aún a la espera para tomar una decisión de por quién irán a votar el primero de julio, y no queda claro si tendrán tiempo alguno de estos candidatos en lograr un consenso competitivo frente al PRI.

Un Presidente intocado. La vasta mayoría del tiempo dedicado estuvo concentrado en los ataques y respuestas del puntero, el gobierno federal y el presidente Calderón, pasaron inadvertidos en todo el proceso de debate.

No existieron pronunciamientos de fondo sobre los temas más controversiales, en particular, la estrategia de seguridad, y los indicadores de pobreza y crecimiento económico.

López Obrador no tomó una decisión clara sobre potenciar la bandera de la continuidad o de la diferencia con la administración actual, dejando pasar la sensación de que la situación económica del país es mala o al menos peor en percepción que en realidad. Esta es una omisión discursiva para los candidatos de oposición, pero también para la candidata panista.

Una sorpresa con consecuencias. Para Quadri este fue su momento de despegue político. El debate le permitió ser el distinto, le dio las herramientas para colocarse como el estadista, el que conocedor, el que tiene propuestas. El que sí se atreve a decir lo que opina.

En un escenario de riesgo cero, el candidato de Nueva Alianza se configuró como una alternativa real para todas aquellas personas que no quieren votar por los partidos tradicionales, o los candidatos tradicionales. Pero además, para el malestar de sus adversarios políticos, Nueva Alianza demostró que su estrategia de ruptura con el PRI y de construcción de una cuarta vía, ha sido por demás redituable, y que además de su capacidad de movilización han logrado conectar con una población amplia.

Mancera, imbatible. Ya todos hemos visto las encuestas del Distrito Federal que documentan un crecimiento incesante del candidato del PRD, Miguel Ángel Mancera y un estancamiento del PRI y del PAN. Curiosamente es Acción Nacional quien está en un lejanísimo tercer lugar y esto pone en riesgo varias de sus posiciones en la Asamblea Legislativa y delegaciones.

Gran lección para un partido que era segunda fuerza y ahora se desdibuja ante liderazgos poco representativos y sin congruencia política ni estructural. El PAN nunca logró demostrar su viabilidad para ser alternativa de gobierno en la ciudad.

Lo que sí parece que podría afectar a Mancera es la pobrísima campaña de medios que tiene desplegada. Anuncios mal producidos, con audio cantinero y mensajes de consulta en lugar de propuestas de solución, se antojan desfasados para un candidato que debiese de estar, ya, delineando su gobierno y sus acciones.

A Carla, en su primer año de fabulosa maternidad

luciano.pascoe@gmail.com

Twitter: @lucianopascoe