Senor Nava, bienvenido a la realidad

Señor Nava, bienvenido a la realidad
Por:

Es probable que César Nava, el presidente del PAN, no haya tenido el tiempo suficiente para meditar la complejidad de las contiendas que ya tiene encima.

En Coahuila habrá elecciones en octubre para renovar 38 alcaldías. Las encuestas señalan que el PRI ganará en todas. Una de ellas, Torreón, por lo que representa, puede significar que el panismo se despida, al menos por un tiempo, de su influencia en la región lagunera.

También se puede convertir en la cancelación de las aspiraciones del senador panista Guillermo Anaya, quien está operando para construir su candidatura a la gubernatura.

En Torreón las cosas están mal. El gobierno municipal destruyó todo el esquema de seguridad ciudadana y cientos de policías tuvieron que ser cesados de sus responsabilidades por la presunción de que trabajan para el crimen organizado. El alcalde José Ángel Pérez, está peleado con Anaya y el centro del problema radica en el nombramiento de varios delegados federales, cercanos a Anaya, que han tenido una actitud que explica, en alguna medida, la debacle panista.

Por eso los sectores panistas más tradicionales están preocupados de que Anaya quiera y pueda promover a sus candidatos en el mismo Torreón pero también en Saltillo, Monclova y Piedras Negras.

En Saltillo quieren postular al diputado federal Óscar Mohamar, quien alteró documentos oficiales para tratar de involucrar, como responsable del accidente en Pasta de Conchos, donde murieron 63 mineros, al gobernador

Humberto Moreira.

Todo fue un burdo montaje y en la Fiscalía del Estado se encuentra abierta una investigación en contra del legislador por falsificación de documentos oficiales.

Tampoco le ayuda mucho a Nava el discurso que señala que hay un mal uso de los recursos federales en Coahuila, porque lo que existe es un atraso de más de un año en la entrega de las participaciones federales, lo que también será motivo de controversia.

Es curioso también que el reclamo, sobre la mano negra de algunos gobernadores, sólo sea en el discurso y no en impugnaciones ante las autoridades responsables, entre ellas el Tribunal Electoral.

En Saltillo el candidato priista será Jericó Abramo y en Torreón Eduardo Olmos, quienes llevan delantera para las elecciones preliminares que realizará el PRI y para la elección estatal del 18 de octubre. Abramo, por lo demás, es uno de los pocos legisladores federales que tiene un trabajo permanente en su distrito, lo que explica el nivel de su popularidad.

César Nava entrará de lleno a la realidad del panismo después de la elección federal. El asunto será observar cómo procesa lo que sin duda será su primer descalabro.

juljard@yahoo.com.mx

asc